5 consejos para un San Valentín seguro

consejos-san-valentin-623x426

Se acerca esa fecha tan esperada por millones de parejas de todo el mundo y miles de empresas, que verán como aumentan sus ventas durante estos días. A día de hoy, Internet, y más concretamente las redes sociales y servicios de mensajería tiene una gran importancia en las relaciones personales y por eso es vital conocer sus riesgos para evitar malentendidos que puedan terminar en una ruptura amorosa.

Es por eso que ofrecemos estos cinco consejos para todas aquellas parejas que quieran disfrutar de este día sin sobresaltos inesperados.

1.- Cuidado con los scams de San Valentin

Parece mentira pero, en pleno 2016, los correos electrónicos que dicen provenir de solteros y solteras buscando su media naranja siguen funcionando razonablemente bien para engañar a usuarios desprevenidos. Desde exuberantes mujeres de países de Europa del este (o de cualquier otro país) a viudos o solteros de oro que buscan su media naranja por Internet, cualquier gancho sirve para conseguir que la víctima pulse sobre un enlace malicioso o comience una conversación que termine con la solicitud de dinero.

A día de hoy, está técnica ha sufrido variaciones con respecto a las que veíamos hace años pero, en el fondo, persiguen lo mismo: usar la ingeniería social sobre aquellos usuarios más propensos a caer en este tipo de engaños. Lo que han cambiado son los canales de comunicación. Ahora, ademas del email utilizan sistemas de mensajería y perfiles falsos en redes sociales especializadas en encontrar pareja como Meetic o Tinder, por poner solo dos ejemplos.

Por eso, hay que tener mucho cuidado ante la proposiciones que podamos recibir desde alguno de estos canales y no creernos todo lo que recibamos, por muy bonito que parezca.

2.- Vigila los adjuntos maliciosos de mensajes cariñosos

Relacionado con el punto anterior. Algunas veces los delincuentes no intentan camelarnos haciéndose pasar por nuestra pareja ideal, si no que buscan infectarnos de forma rápida. Para ello utilizan ficheros adjuntos o enlaces maliciosos que se aprovechan de vulnerabilidades existentes en nuestros sistemas y aplicaciones instaladas.

Los más viejos del lugar recordarán el caso del virus “I love you”, o como un gusano pobremente diseñado consiguió una propagación mundial en poco tiempo por usar un asunto sugerente y apelar a una de las emociones humanas más poderosas: el amor.

A día de hoy, los códigos maliciosos utilizados buscan un beneficio directo para el delincuente, ya sea robando nuestras credenciales bancarias, robando o cifrando nuestra información confidencial o incluyendo nuestro sistema en una botnet controlada por el ciberdelincuente.

Ante este tipo de adjuntos y enlaces maliciosos hay que evitar la curiosidad y la tentación de abrirlos / ejecutarlos. Asimismo, contar con una solución de seguridad que sea capaz de bloquear estas amenazas si se nos escapa el dedo es también muy recomendable.

3.- Compartir credenciales con tu pareja o “la confianza da asco”

Muchas parejas de todas las edades comparten sus credenciales de acceso a su correo electrónico, redes sociales y otros servicios online. Si bien esto puede parecer una muestra de confianza entre personas que se quieren, es contraproducente si la relación termina de forma abrupta.

Las credenciales son como la ropa interior: personales, intransferibles y se han de cambiar cada cierto tiempo. Por mucha confianza que se tenga en la otra persona es posible que esa sensación no sea recíproca y, en caso de ruptura, se utilice este acceso a nuestra vida privada para causarnos daños.

Diariamente se producen casos de hombres y mujeres que son amenazados por sus ex-parejas con publicar fotos o información comprometida en sus perfiles de redes sociales como venganza por haber terminado con la relación. Las relaciones de pareja están muy bien, pero con las contraseñas, cada uno con la suya.

4.- Gestión de la privacidad o “No, no deberías mandar esa foto”

Enlazando con el consejo anterior, debemos tener cuidado con todo el material privado que generemos, especialmente con el producido desde nuestros smartphones. Nadie puede impedirnos que nos hagamos esa foto “sexy” frente al espejo del baño o en la cama, es más, todo el mundo es libre de hacerlo.

No obstante, también hemos de tener en cuenta que ese tipo de información puede hacernos mucho daño si cae en malas manos, ya sea una ex-pareja vengativa o un ciberdelincuente que quiera exponer nuestras vergüenzas y realizaros un chantaje con esa foto comprometida que nos tomamos una noche en la que bebimos demasiado.

Un buen ejemplo de eso fue el caso de las fotos privadas de las famosas, que causó un gran revuelo hace un tiempo. Sin embargo, somos la gente de a pie los más afectados por este tipo de ataques, por lo que deberíamos tomar alguna medida de seguridad para evitar tener problemas.

Lo primero que hay que proteger es nuestro smartphone, tanto el acceso físico al mismo como tomar medidas de seguridad para evitar que un malware pueda tener acceso a la información almacenada. Además, en el caso de almacenar este tipo de información en algún servidor en la nube, asegurémonos de tener una contraseña robusta y contar con un doble factor de autenticación si este servicio lo permite.

5.- Regalos románticos solo en sitios confiables

Uno de los propósitos de San Valentín (y también uno de los motivos por los que se celebra especialmente por parte de los centros comerciales) es que las parejas se intercambien regalos. Con el auge de las compras online, a día de hoy es muy fácil elegir el regalo perfecto para nuestra pareja y tenerlo a tiempo para esta fecha señalada.

Los ciberdelincuentes son conscientes de ello y se aprovechan creando sitios web falsos que se hacen pasar por tiendas online. También suplantan sin ningún reparo a grandes empresas que cuentan con una buena reputación u ofrecen grandes ofertas a precios imposibles para hacer que piquemos.

Todo esto tiene una finalidad, que no es otra que robarnos las credenciales de nuestra cuenta bancaria o tarjeta de crédito. Y es que no hay nada peor que alguien que busque un regalo para su pareja a última hora y con prisas para caer en este tipo de trampas.

Además, con el auge de las tiendas de segunda mano, muchos de estos regalos terminan en estas plataformas. Es ahí donde muchos estafadores aprovechan para engañar a vendedores y compradores, ya sea para recibir un artículo sin haberlo pagado u ofreciendo un producto a muy buen precio pero que no será enviado al desafortunado comprador.

Conclusión

Visto lo visto, nunca está de más tomar ciertas precauciones a la hora de celebrar San Valentín de la forma más segurta posible con nuestra pareja. Con estos 5 consejos podemos obtener un buen nivel de seguridad pero nunca debemos olvidarnos de que en cualquier momento pueden pillarnos con la guardia baja.

Es por eso que siempre es muy recomendable mantenerse informado acerca de las nuevas tendencias o técnicas utilizadas por los delincuentes, no solo pensando en atacarnos durante San Valentín u otras celebraciones destacadas sino en cualquier otro día del año.

Josep Albors

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Atención: nuestra página utiliza cookies Al utilizar nuestro sitio web, consiente nuestra política de uso.

Aceptar y ocultar este mensaje