La nueva (cyber) guerra fría

Cuando pensábamos que los tiempos de espionaje y tensión entre naciones eran ya cosa del pasado, las nuevas tecnologías han abierto un nuevo campo de batalla que está empezando a ser aprovechado por las super potencias. Recientes ataques a las redes gubernamentales, de defensa o compañías privadas de países como Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Alemania por (supuestamente) otras dos potencias como son China y Rusia.

Este escenario que, hasta hace bien poco solo estaba contemplado en películas y series de ciencia ficción, es ya una realidad. El reciente bloqueo digital sufrido por Estonia, que bloqueó servicios bancario y de comunicación vitales para el país, es solo un ejemplo. El mismo Pentágono, y varios departamentos gubernamentales de Francia, Reino Unido y, sobre todo, Alemania han sufrido importantes ataques que han permitido el robo de información de los mismos. Por las pautas y modus operandi usado todo apunta a que , en el caso de Estonia, el ataque provenía de Rusia (se desconoce si con el consentimiento del gobierno) y, en el resto de casos, de China.

En la actualidad, resulta mucho mas económico para los gobiernos preparar estos ciber-ejércitos que montar una red de espionaje o ejercito tradicional, a pesar de que las consecuencias en la victima sean prácticamente igual de devastadoras. Pero ¿cómo es posible que los gobiernos estén tan indefensos ante estos ataques? Si tenemos en cuenta que la mayoría de ellos usan para la gran parte de sus ordenadores el sistema operativo de Microsoft y, conociendo el largo historial de este en cuestión de vulnerabilidades, no es de extrañar que muchos de estos ataques tengan éxito. No obstante, también es verdad que, si se aplicasen las políticas de seguridad recomendadas para este tipo de instituciones (como la instalación de antivirus y cortafuegos en las estaciones de trabajo, acompañadas de sistemas de defensa perimetral) este tipo de ataques tendrían un impacto menor.

Ante esta situación tan solo nos queda esperar que nuestros gobiernos hayan tomado nota de estos ataques y securicen sus sistemas de manera que puedan minimizar los daños ocasionados por un ataque de este tipo.

Josep Albors

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Atención: nuestra página utiliza cookies Al utilizar nuestro sitio web, consiente nuestra política de uso.

Aceptar y ocultar este mensaje