Ataques a páginas web

De un tiempo a esta parte, tanto desde nuestro laboratorio como por parte de nuestros usuarios, venimos detectando una gran cantidad de páginas web legítimas que están siendo modificadas por cibercriminales para distribuir malware. Este tipo de ataque está orientado a todo tipo de webs, desde las más discretas y personales hasta webs de empresas internacionales visitadas por miles de usuarios de forma diaria.

Pero, ¿porqué este interés creciente en infectar páginas legítimas?. Si escuchamos a la “sabiduría popular”, la mayoría de usuarios pensará que solo pueden infectarse si visitan paginas con contenido pornográfico, casinos online o sitios desde los que obtener todo tipo de cracks, warez y software de forma ilegal. Eso sigue siendo cierto solo en parte puesto que los cibercriminales hace tiempo que empezaron a inyectar código maliciosos en el código fuente de aquellas webs con problemas de seguridad. Así se consigue que los usuarios relajen su seguridad cuando naveguen por páginas conocidas, lo que ocasiona que no duden en descargar y ejecutar cualquier archivo que se les ofrezca desde este tipo de webs.

Una vez conocemos el beneficio que supone para los ciberdelincuentes infectar a las webs legítimas, ¿cómo podemos defendernos?. A nivel de usuario la solución es sencilla. Descargar e instalar un antivirus de confianza para detectar las amenazas nada mas intentemos acceder a la web infectada y desconfiar siempre de cualquier archivo que pretenda descargarse en nuestro sistema, independientemente de la web desde la que se realiza la descarga.

Pero la cosa se complica cuando se trata del administrador de la web. Si se desea evitar que se inyecte código malicioso en nuestra página web, además de contar con un antivirus, deberemos estar al corriente de las actualizaciones de nuestro servidor web y de las aplicaciones de terceros usadas para evitar que se aprovechen vulnerabilidades antiguas. Este consejo se aplica igualmente a servicios de blog como WordPress o Blogger, que cada poco tiempo lanzan actualizaciones de sus plataformas.

Asimismo, deberemos cambiar siempre las contraseñas por defecto y evitar dar permisos innecesarios a usuarios inadecuados. En el caso de que nuestra web este albergada en un servidor externo, se deberá avisar cuanto antes a nuestro proveedor de servicios cuando se tenga una sospecha de que nuestra web ha sido alterada sin nuestro consentimiento.

No hace falta recordar que, aparte de las molestias causadas a los usuarios que se infecten tras visitar una web modificada de forma maliciosa, también se produce una pérdida de reputación muy grave, lo que, a nivel empresarial puede ser muy costoso. Es por eso que, desde el laboratorio de ESET en Ontinet.com, recomendamos seguir todas las buenas prácticas recomendadas y, adicionalmente, aquellas que puedan aplicarse a nuestro caso en particular.

Josep Albors

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Acerca de las cookies en este sitio

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y obtener información estadística. Para poder seguir navegando pulsa en "Sí, estoy de acuerdo". Podrás retirar este consentimiento en cualquier momento a través de las funciones de tu navegador. Ver nuestra política de cookies..