Bloqueo de Internet, ¿efectivo?

La revolución social que vive Egipto durante estos días también ha tenido sus repercusiones en el mundo online. Conocedores de que la mayoría de manifestantes y opositores al régimen organizaban sus protestas usando las redes sociales, el gobierno egipcio tomo el pasado 27 de enero una drástica medida, “desconectar” al país entero de Internet. Mediante esta desconexión, las autoridades pretenden, por una parte evitar que los opositores al régimen puedan organizarse y por otra, que se puedan mostrar al mundo imágenes y mensajes comprometedores o que muestren la represión que sufren los manifestantes.

Pero, más allá de las consecuencias sociales y políticas de esta medida de aislamiento online, también hemos observado como la desconexión también propició la práctica desaparición del spam proveniente de Egipto. Esto es obvio debido a que la mayoría de correo no deseado se envía desde máquinas de usuarios infectadas y conectadas a una botnet desde la cual reciben las órdenes.

Resulta interesante analizar esta situación ya que, salvando las diferencias entre un acto de censura como es este y la actuación de las fuerzas de seguridad a la hora de desconectar un centro de control de una botnet, el efecto es el mismo. Actualmente existen multitud de botnets de diferentes tamaños y dedicadas a todo tipo de actividades delictivas. Se ha comprobado que cuando el centro de control cae, la mayoría de los ordenadores zombies que seguían sus órdenes han dejado de hacerlo al cabo de un tiempo. Es por eso que, desde hace un tiempo venimos observando la creación de un mayor número de botnets pero de un menor tamaño así como también la descentralización del servidor de control para, que si uno cae, otro pueda ocupar rápidamente su lugar.

Volviendo al tema con el que iniciábamos este artículo, ya hace tiempo que Internet y los medios de difusión que pone al servicio de los ciudadanos suponen una herramienta muy potente para difundir imágenes, ideas u opiniones que incomodan a ciertos régimenes políticos. Si bien el aislamiento de los ciudadanos egipcios de Internet ha impedido a la mayoría de la población poder acceder a la red de redes, esto no ha evitado que otros pudieran conectarse mediante el uso de proxys y estableciendo conexiones telefónicas con servidores de otros países que dieron su apoyo a los ciudadanos egipcios. Incluso Google ha proporcionado unos números de teléfono para que los ciudadanos egipcios puedan enviar mensajes que podrán ser publicados en Twitter de forma gratuita.

Este tipo de bloqueos, aunque sean parciales, no es algo que pille por sorpresa a muchos ciudadanos de algunos países como China, acostumbrados a tener que lidiar con el conocido como “gran cortafuegos de China” que filtra todo aquello que el régimen comunista de Pekin considera inadecuado. No es de extrañar que, temiendo que sus ciudadanos puedan organizar algún tipo de revueltas inspirados por las noticias provenientes de Egipto y, anteriormente, Tunez, las autoridades chinas hayan decidido bloquear la palabra “Egipto” a la hora de buscar blogs en los portales más usados del país.

Lo que es innegable es que la mayoría de gobiernos teme o mira con cautela las acciones de sus ciudadanos en la red, sabiendo que es una herramienta muy poderosa y que es capaz de difundir mensajes que unan a mucha gente en una causa común en muy poco tiempo.

Josep Albors

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acerca de las cookies en este sitio

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y obtener información estadística. Para poder seguir navegando pulsa en "Sí, estoy de acuerdo". Podrás retirar este consentimiento en cualquier momento a través de las funciones de tu navegador. Ver nuestra política de cookies..