Hacking y novatos

Ha llegado hasta nosotros un anuncio de un curioso dispositivo para crackear redes Wi-Fi. Por lo que se anuncia, es un sistema al que basta con conectar por un puerto USB a un ordenador para que él solito busque las redes Wi-Fi que tenga a su alcance y las crackee automáticamente, sin necesidad de hacer nada más que esperar un rato.

No cabe duda de que su inventor es una persona ingeniosa programando, desarrollando y comercializando por 120 dólares estadounidenses (algo más de 80 euros al cambio) el aparato en cuestión. Muchos usuarios lo encontrarán atractivo y lo comprarán esperando usar la conexión Wi-Fi del vecino aunque tenga contraseña. A todo esto, solo sirve si el sistema de cifrado es WEP, no menciona en ningún caso otros sistemas de cifrado más robustos, los siempre recomendados WPA o WPA2.

Pero el uso de este tipo de dispositivos para crackear contraseñas tiene un posible doble filo del que no debe fiarse nadie. Me ha recordado a los programas que se utilizan para generar claves de programas, los famosos “keygen”. Pocos son los que funcionan adecuadamente, la mayoría no sirve y/o llevan asociado algún tipo de código malicioso.

O múltiples herramientas utilizadas por principiantes en el tema del hackeo, que incluyen dentro un maravilloso espía para el novato. Muchas descargas de herramientas como NMAP o NESSUS están infectadas por código malicioso, lo cual hace del proyecto de hacker un completo usuario espiado.

A la hora de adentrarse en el mundo de la seguridad, ello puede hacerse de dos maneras: estudiando y desarrollando las herramientas necesarias o bien heredando las herramientas de otras personas. La segunda opción es más sencilla, pero en el mundo de la seguridad informática hay demasiadas personas en el “lado oscuro” dispuestas a engañar a los novatos.

No dudamos de que el aparato del que hablábamos al principio sea una maravilla, pero habría que probarlo muy seriamente antes de asegurar que no incorpora ningún regalito de un cracker. Es decir, algún espía que nos robe algún tipo de información mientras lo usamos.

Al fin y al cabo, el que roba a un ladrón…

Fernando de la Cuadra

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acerca de las cookies en este sitio

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y obtener información estadística. Para poder seguir navegando pulsa en "Sí, estoy de acuerdo". Podrás retirar este consentimiento en cualquier momento a través de las funciones de tu navegador. Ver nuestra política de cookies..