Los usuarios de Safari, espiados por Google

Llevamos tiempo abordando en este blog la grave problemática que sigue entrañando preservar la privacidad online de los usuarios. De hecho, hace muy poco hablábamos del anuncio que había hecho Google en cuanto a la unificación de todas sus políticas de privacidad y su intención de recopilar, con fines estadísticos y para ofrecernos contenidos personalizados, multitud de información sobre nuestras conductas en la Red.

Además, también recientemente, leíamos acerca del problema que había ocasionado la aplicación llamada “Path”, una especie de red social para dispositivos móviles que rastrea todos los movimientos del usuario (si lo consiente) construyendo algo así como un diario. Con la aplicación instalada, y cada vez que un amigo comenzaba a utilizarla, esta informaba de manera puntual de su incorporación a la red para que pudiéramos agregarlo a nuestra lista de amigos. De esta manera, accedía a toda nuestra lista de contactos y subía los datos a sus servidores sin el conocimiento ni el consentimiento de los usuarios.

Por otro lado, también Facebook fue acusado de incluir una cookie en el inicio de sesión que recopilaba datos de usuarios, y ahora nos encontramos con que Google está envuelto en un nuevo escándalo destapado por The Wall Street Journal: tanto ellos como otras grandes empresas de publicidad se han aprovechado de un código de seguimiento de Google que permite el rastreo de los hábitos de navegación y conductas online de los usuarios que utilizan el navegador Safari de Apple. Es decir, que los usuarios de Mac OS X e iOS han estado cediendo su información, de manera gratuita, tanto a Google como a otras empresas. Tras la denuncia pública, Google ha retirado su código, pero todavía no ha especificado qué ha hecho realmente con los datos obtenidos mediante esta maniobra.

Todos los navegadores están obligados a incorporar determinadas opciones de privacidad. En el caso concreto que nos ocupa, Safari, esta funcionalidad está siempre activada por defecto. Sin embargo, Google y algunas webs anunciantes han buscado la forma y el medio de conseguir saltarse esta configuración: determinados anuncios insertados mediante iframe en sitios web permite recoger datos de la cuenta de Google Plus si está conectada en la sesión, pero solo en el caso de que el navegador sea Apple Safari.

Apple ha confirmado que está trabajando en una solución que evite este tipo de conductas. Mientras, Google se enfrenta a la posibilidad de tener que pagar grandes multas de la Comisión Federal del Gobierno de Estados Unidos, en el caso de que el organismo dictamine que ha violado su acuerdo de privacidad.

Pero la realidad es que mientras el tráfico de información valiosa de los consumidores online siga siendo un negocio, cada día nos encontraremos con más casos de sitios web, redes sociales y aplicaciones que nos estarán espiando: muchas veces se tratará simplemente de una mala configuración, pero otras muchas se estarán lucrando de las ventas de nuestros datos sin nuestro conocimiento ni consentimiento.

Yolanda Ruiz
@yolandaruiz

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Acerca de las cookies en este sitio

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y obtener información estadística. Para poder seguir navegando pulsa en "Sí, estoy de acuerdo". Podrás retirar este consentimiento en cualquier momento a través de las funciones de tu navegador. Ver nuestra política de cookies..