Nuevo fallo de programación en Facebook que podría atentar contra la privacidad y algo más…

Y es que no salimos de un charco cuando nos metemos en otro… ¡Vaya semanita lleva Facebook! Si hace tres días te contábamos que la polémica red social había tenido un fallo técnico que permitía leer públicamente mensajes privados publicados en el pasado, hoy leemos con estupefacción que un fallo de programación podría coartar nuestra libertad de moderar lo que otros publiquen en nuestra biografía, sea el contenido del tipo que sea. O dicho en otras palabras: alguien podría poner en tu biografía algo inconveniente que atente contra ti, y tú ni lo verías ni te enterarías ni podrías borrarlo, pero todo tu círculo de amigos serían testigos de este hecho.

Parece un poco enrevesado, pero déjame que te lo cuente. En esta ocasión, este problema no parece ser un bug o un error en el código, sino una funcionalidad de Facebook que forma parte de su diseño. Y todo viene a cuento de una función que cada vez es más utilizada, lamentablemente: el poder bloquear a un usuario. Y digo lamentablemente porque en nuestro círculo de influencia cada vez son más los casos de acoso a través de Facebook, de insultos o de persecuciones… No os quiero ni contar la de “ex” novios, esposos o líos que buscan la manera de hacerse notar a través de Facebook.

El mecanismo que la red social pone a nuestro alcance para protegernos de usuarios malintencionados es el del bloqueo: puedes, perfectamente, proceder a bloquear a un usuario en cualquier momento desde la propia red. Y ese bloqueo significa que ni tú vas a poder volver a comunicarte con esta persona ni a ver el contenido que tenga en su muro, ni él o ella va a poder hacer lo propio contigo. El contenido que hayáis compartido en el pasado se queda tal cual, ni más ni menos. Pero ni tú ni él o ella puede borrar o eliminar ningún tipo de contenido una vez que os habéis bloqueado, ni tampoco ver los post.

Hasta aquí, bien. Pero vayamos un paso más allá…

Temo que algún deslenguado lo sepa, y diga: don Mendo es un vil y un desahogado.

¿Te suena? Seguro que sí, es un fragmento del diálogo entre Magdalena y Don Mendo, de la famosísima obra de Pedro Muñoz Seca La venganza de Don Mendo. Me ha venido a la memoria recordando en cuántos casos he sido testigo (que no víctima de momento, afortunadamente) de venganzas cometidas por algunas personas contra otras a través de las redes sociales. Y sí, este fallo de programación hace que se abra una ventana para que cualquiera pueda vengarse de nosotros, de una forma vil y cruel.

Hay dos explicaciones a esta afirmación. A saber:

  • Antes de bloquear a un usuario, este puede publicar en nuestra biografía cualquier cosa. Una vez bloqueado, ya no seremos capaces de ver lo que ha publicado justo antes. Por lo tanto, cualquiera, con mala idea, podría publicar algún contenido con malintención en nuestra biografía, bloquearnos, y nosotros ni nos enteraríamos. Bueno, “ojos que no ven…”.
  • Pero… -siempre suele haber un pero- sí lo podrían ver nuestros amigos, tanto en el muro del bloqueado como del bloqueante.

Y recuerda…, no lo puedes borrar. Probablemente estés ahora repasando mentalmente la lista de “ex” cabreados para calcular tus riesgos. Y haces bien, es mejor estar prevenido. Pero nosotros estamos pensando no solo en nosotros, como usuarios individuales con nuestro entorno, sino en personajes famosos o conocidos y en el daño que puede llegar a producirse no solo en la privacidad (por aquello de revelar secretos ocultos que jamás confesarías a nadie), sino en el derecho a la intimidad.

Si alguien publica algo sobre nosotros que vulnera cualquiera de estos dos derechos fundamentales, ¿no deberíamos tener la potestad al menos de saberlo y de poder eliminarlo? Pues… según los diseñadores de la arquitectura de Facebook, no.

Facebook no se ha pronunciado todavía al respecto, y quizá su salida sea negarlo, como ha hecho en el caso que te comentábamos esta misma semana: argumenta que no es un fallo ni un bug, sino que los usuarios no sabemos cómo configurar nuestra privacidad y, por lo tanto, y a resultas del cambio de su timeline o diseño, hemos visto cómo un montón de mensajes que creíamos privados se han convertido en públicos. Pero creedme si os digo que personalmente he estado comprobando esta probabilidad tanto con mi biografía como con la de algunos conocidos, y no es así en absoluto.

Pero es natural que Facebook se defienda. Suponemos que todo el ruido que se está generando alrededor de este gigante tenderá a tener impacto en el precio de sus acciones, que ya se han devaluado bastante desde que salieron a Bolsa, según podemos ver en el gráfico adjunto:

ESET España - Nuevo fallo de programación en Facebook que podría atentar contra la privacidad y algo más…

Veremos cómo evoluciona este nuevo caso y si se toman cartas en el asunto. Porque si acaba solucionándose en los tribunales, tenemos problema para rato. Así que… un consejo: bloquea a todos tus ex (amigos, familiares, novios, etc.) ahora que has leído este artículo antes de que les llegue la información y decidan aprovecharlo. 😉

Yolanda Ruiz Hervás
@yolandaruiz

Un comentario

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Atención: nuestra página utiliza cookies Al utilizar nuestro sitio web, consiente nuestra política de uso.

Aceptar y ocultar este mensaje