Información privada de miembros de la Academia de Cine filtrada por hacktivistas

Anoche se celebró la entrega de los premios Goya del cine español y, como viene siendo costumbre durante los últimos años, los hacktivistas volvieron a ser protagonistas al hacer públicos datos de los miembros de la Academia de Cine.

Mediante un tweet publicado por miembros de LulzEs se comunicó la filtración de estos datos, los cuales incluyen correos electrónicos y números de teléfono de varios de los asistentes a la gala de entrega de los premios Goya.

eset_nod32_datos_goya

Parece mentira que haya vuelto a ocurrir algo tan similar a lo que ya ha pasado en ocasiones anteriores, y eso demuestra, como bien apuntan nuestros compañeros Chema Alonso en su blog y los chicos de Security by Default, que no se toman las medidas de seguridad necesarias para proteger datos privados como estos.

Este no es un caso de publicación de una agenda telefónica sustraída de algún famoso, como ocurrió con Pipi Estrada. Se trata de datos privados de artistas, directores, productores y otras personas que han confiado en la Academia de Cine y su sistema informático y ahora ven cómo cualquiera puede acceder a ellos.

Por suerte, no se han publicado los nombres asociados a cada email o teléfono, pero solo con que analicemos los correos electrónicos publicados podremos asociar muchos de ellos a la persona que hay detrás, lo que puede derivar en cientos de llamadas a actores famosos por parte de gente que ha consultado estos datos filtrados.

Viendo que este tipo de filtraciones se producen una y otra vez, podríamos decir que los personajes famosos e importantes disponen ahora de menos privacidad que nunca, aunque a veces ya se encargan ellos mismos de hacer públicos datos privados.

Los usuarios que no somos personajes famosos podemos aprender una lección de esta noticia, y es asumir que nuestros datos privados no están seguros en ninguna empresa u organización. Si aceptamos esta realidad, podemos empezar a limitar la cantidad de datos que proporcionamos y, de esta forma, limitar nuestra exposición a este tipo de incidentes.

Josep Albors

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Atención: nuestra página utiliza cookies Al utilizar nuestro sitio web, consiente nuestra política de uso.

Aceptar y ocultar este mensaje