Anonymous asegura haber obtenido datos privados de una web de propaganda norcoreana

Entre los ataques a diferentes webs producidos durante la pasada Semana Santa que comentábamos ayer, vimos cómo alguno de ellos había tenido como objetivo sitios web de Corea del Norte. No hace falta devanarse los sesos para averiguar que estas acciones son una respuesta a las continuas amenazas a la comunidad internacional por parte de su líder, Kim Jong-Un, quien amenaza con desplegar su arsenal nuclear en respuesta a unas recientes maniobras militares realizadas por sus vecinos del sur y el ejército de los Estados Unidos.

En el día de ayer conocimos la noticia de que miembros de Anonymous habrían conseguido, supuestamente, acceder al sitio de propaganda norcoreano Uriminzokkiri.com y obtener más de 15.000 credenciales de sus usuarios. A través de un mensaje que se publicó para informar de esta filtración de datos, estos miembros de Anonymous expusieron sus motivos para lanzar este ataque a esta web norcoreana y pusieron como ejemplo seis cuentas obtenidas de ella que mostraban sus nombres de usuario, direcciones de email, fecha de nacimiento y las contraseñas cifradas.

eset_nod32_web

La web afectada se encuentra alojada en China, no en Corea del Norte, y no es la primera vez que sufre un ataque similar. Ya en 2011, grupos hacktivistas atacaron esa misma web, borrando artículos y publicando mensajes en contra del régimen norcoreano.

En el mensaje dejado por Anonymous se menciona también que los hacktivistas que realizaron este ataque tienen acceso a la Intranet de Corea del Norte, así como también acceso a sus servidores de correo y servidores web. Desconocemos la veracidad de estas afirmaciones y será difícil creerlo si no se presentan pruebas contundentes, puesto que es conocido que la Intranet de Corea del Norte no se encuentra conectada a Internet y es considerada una de las redes de más difícil acceso, algo completamente lógico conociendo la política aislacionista del régimen norcoreano.

Como vemos, de nuevo una escalada de tensión entre naciones en el mundo real tiene su repercusión en Internet. El problema viene cuando estas acciones online son tomadas como ataques equiparables con actos de guerra por las naciones afectadas y se plantea tomar represalias que amenazan la vida de civiles solo por ser considerados “hackers peligrosos”.

Josep Albors

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acerca de las cookies en este sitio

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y obtener información estadística. Para poder seguir navegando pulsa en "Sí, estoy de acuerdo". Podrás retirar este consentimiento en cualquier momento a través de las funciones de tu navegador. Ver nuestra política de cookies..