Roban 45 millones de dólares aprovechando vulnerabilidades en tarjetas de débito

Los ladrones de bancos modernos han dejado atrás las pistolas, máscaras y otros métodos más tradicionales y directos y los han cambiado por técnicas más ingeniosas y con menos riesgo aparente. Como muestra del uso de la tecnología a la hora de cometer este tipo de delitos, tenemos la reciente detención en Estados Unidos de varios sospechosos de lo que podría tratarse del mayor ciberatraco conocido hasta la fecha.

El robo, que se produjo en varios cajeros automáticos repartidos en 27 países, demostró la existencia de varias vulnerabilidades en el actual sistema de seguridad financiera. En una operación que duró apenas diez horas todos los miembros de la banda repartidos por varios países lograron retirar de varios cajeros alrededor de 40 millones de dólares, cantidad que se sumó a otros cinco millones obtenidos en una operación similar realizada en diciembre.

atmthief-623x432

Todo esto fue posible gracias a una intrusión que los ciberdelincuentes realizaron en diciembre y febrero en dos empresas en la India y Estados Unidos, encargadas de procesar tarjetas de crédito y débito. Tras acceder a los ordenadores de estas empresas, los cabecillas de esta banda consiguieron modificar tanto la cantidad disponible como el límite de extracción de dinero de varias tarjetas de débito Mastercard asociadas con dos bancos de Emiratos Árabes Unidos.

Una vez obtenidas las tarjetas modificadas, estas fueron repartidas a todos los miembros de la banda repartidos por varios países para, seguidamente y con una metodología bien estudiada, conseguir retirar de multitud de cajeros automáticos la nada despreciable cantidad de 40 millones de dólares en apenas 10 horas. En total, se produjeron más de 40.000 peticiones de retirada de efectivo en 27 países en las dos operaciones realizadas por esta banda.

Este robo ha demostrado los agujeros de seguridad presentes en los sistemas de seguridad financiera, más aun si tenemos en cuenta que muchos países siguen utilizando tarjetas de crédito y débito que tan solo incorporan una banda magnética y no cuentan con un chip (más seguro pero no infranqueable).

Las operaciones delictivas como esta y otras similares, a pesar de parecer algo más propio de las películas que de un caso real, son algo a lo que, por desgracia, deberemos habituarnos, a no ser que se tomen las medidas necesarias tanto por las entidades bancarias como por parte de los usuarios de banca online.

Josep Albors

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acerca de las cookies en este sitio

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y obtener información estadística. Para poder seguir navegando pulsa en "Sí, estoy de acuerdo". Podrás retirar este consentimiento en cualquier momento a través de las funciones de tu navegador. Ver nuestra política de cookies..