Vuelta al cole y también al ciberacoso en la Red

Este fin de semana nos ha conmovido otra historia que, aunque nos llega de lejos, es un problema bastante más cercano de lo que pensamos: una niña de 12 años, Rebecca Ann Sedwick, se ha suicidado tras llevar sufriendo el acoso de sus compañeras por Internet desde hace más de un año. Lamentablemente, no es un hecho aislado, ya que de forma recurrente hemos asistido a numerosos  incidentes problemas derivados de este grave problema.

chica-suicidio-acoso--644x362

El ciberacoso no es nuevo. Creo que no me equivoco si afirmo que todos y cada uno de nosotros hemos vivido de pequeños el acoso de nuestros compañeros en primera o en tercera persona. Bastaba con que fueras el empollón de la clase, el gordito, el menos popular o el más friki o diferente. Si te salías de lo que se consideraba moda, ya eras el raro. Y a partir de ahí comenzaban las burlas y las chanzas de los compañeros.

Si tenías suerte, pasabas del tema y no te enterabas mucho de los detalles (ni hacías por enterarte), todavía podías llevar una vida más o menos feliz. Pero si te afectaba o los problemas pasaban a mayores, como agresiones físicas, tu vida podía ser un infierno en el colegio. Eso sí, cuando terminaban las clases, te ibas a casa, y se habían acabado los malos momentos… hasta el día siguiente.

Pues bien, ahora todo este problema que ha existido siempre y contra el que casi nunca se han tomado medidas se ha amplificado e intensificado gracias a las redes sociales. Ahora, ese niño o niña acosada sigue sufriendo su martirio cuando llega a casa y enciende el ordenador, viendo además que el escarnio está visible para todo el mundo a través de las múltiples redes sociales que nuestros adolescentes utilizan.

La educación es el único camino para acabar con el ciberacoso

Llevo años oyendo la tan manida frase de “los niños son muy crueles”, exonerando de toda responsabilidad al círculo que les educa, les forma y les hace caminar por los caminos aceptables de la vida en sociedad. Pero desde mi opinión, mi humilde opinión, los niños comienzan a absorber todo lo que les rodea desde el mismo momento en que nacen. La distinción entre lo bueno y lo malo, entre lo que está bien y lo que no, y lo que es correcto y positivo y lo incorrecto y negativo es un proceso de enseñanza y de educación.

Y he de añadir que a los seres humanos nos encanta criticar, hacer burla y engañarnos a nosotros mismos intentando siempre quedar por encima de otros. Siempre hemos sido así, somos así y creo que seguiremos siendo de esta manera. La tolerancia es algo que solo se aprende con los años, con la educación, con el sentido común y con el más absoluto respeto.  Así que si un niño se desarrolla en un clima de intolerancia, de crítica y burla constante y con más que probables problemas de inseguridad, crecerá practicando lo que ve, sin importar mucho sus consecuencias.

¿Quieres hacer un experimento? Abre Twitter, vete a la cuenta de cualquier personaje famoso, ya sea televisivo, deportista, político, etc… Echa un vistazo a los tweets que recibe. Hay gente que no está de acuerdo con su punto de vista, con su programa político, con su comportamiento o con su último novio, y eso es normal: en un clima de tolerancia es muy sano expresar de forma abierta y positiva los puntos de vista de cada uno. Pero seguro que, en una proporción que no te sabría decir, también hay muchos tweets de gente que nada más que insulta, agrede virtualmente, amenaza e incluso pone precio a su cabeza. Y en la mayoría de las ocasiones no son adolescentes, sino personas “hechas y derechas” como diría mi madre…

La culpa es de las redes sociales y de la tecnología

También es una frase más que maleada… Señores, no nos engañemos: la tecnología no es más que una herramienta. Como lo puede ser un martillo: nos sirve para clavar clavos, pero también para abrirle la cabeza al vecino. Y nadie echa la culpa a “ese invento del demonio” que es el martillo.

Pues en este caso es lo mismo: la tecnología no es buena ni mala. Nos abre un infinito abanico de posibilidades para comunicarnos, relacionarnos, intercambiar, crecer…, pero también para insultar, acosar, perseguir, buscar víctimas, etc… No quiero tener que recordar la de años que llevan las mafias cibercriminales utilizando Internet para lucrarse económicamente.

Y ahora que creo que hemos llegado a un acuerdo sobre qué es realmente lo que importa, veamos cuáles son las potenciales soluciones, si es que las hay (aunque ya te advierto que cambiar al ser humano es una labor titánica, por no decir imposible).

Cosas que todos deberíamos saber:

  • Tanto si tu hijo o hija es víctima, como si es uno de los instigadores, el ciberacoso es un delito, y como tal, está penado por la Ley. Además, es muy fácil pillar a los ciberacosadores, porque he de recordarte que las redes sociales son públicas.
  • Educar en la tolerancia, en la diversidad y en la convivencia social en harmonía debería ser un precepto obligatorio en todos los hogares. Solo de esta manera inculcaremos a nuestros hijos el respeto hacia los demás.
  • Pillar los indicios a tiempo implica frenar los problemas que se pueden generar a medio-largo plazo. Tanto psicológicos como mucho más graves. Tanto si tus hijos acosan como si son acosados, es importante que sepas detectar los indicios. Tengo amigos que tiene cuentas dadas de alta en las redes sociales en las que están sus hijos y les siguen. No intervienen, solo observan. No digo que sea la mejor práctica, pero es un mecanismo de control y de observación, aunque me imagino que sus hijos no estarán muy felices por ello.
  • Si detectas algo, denúncialo. Si eres testigo de un comportamiento que está cayendo en el ciberacoso, no lo dudes, denúncialo. Sí, ya lo sé, si son tus hijos los que lo hacen, ¿cómo les vas a denunciar? Pues no los denuncies, pero imponles medidas correctivas y educativas de forma que no dejes que el problema vaya a más. Si no lo frenas tú, y el desenlace es malo, finalmente tendrán más problemas que una bronca de sus padres.

Volvemos al colegio

Volvemos al colegio, volvemos a las redes y volverá a reavivarse el ciberacoso en las redes. Evitar este problema que, lamentablemente, sigue creciendo es una labor de todos. Nosotros también ponemos nuestro granito de arena y reanudamos las charlas que hemos estado dando durante el pasado curso escolar en colegios de toda España (hasta donde llegamos). Fue la friolera de 1.500 alumnos, padres y profesores a los que tuvimos la oportunidad de ofrecerles nuestro punto de vista educativo y de concienciación a través de 80 charlas a alumnos, padres y profesores de colegios de la Comunidad Valenciana, la Comunidad de Madrid y Castilla-La Mancha.

Tras recorrer diferentes centros de formación, vimos que las principales preocupaciones entre los diferentes colectivos son dos: la privacidad de los menores en la Red, con el impacto de sus acciones presentes en el futuro, y el ciberacoso, bien entre compañeros o bien por desconocidos que intentan llegar a los menores. También nos sorprendieron losmenores, ya que nos han enseñado su dominio de las nuevas tecnologías, aunque muchas veces el exceso de confianza les juega malas pasadas, y nos ha sorprendido el interés demostrado por saber más acerca de cómo protegerse frente a la pérdida o robo de datos, llegando en algunas de las charlas a tratar temas de seguridad informática.

Se manejan sin problemas con las nuevas tecnologías, y aseguran conocer la teoría acerca de muchos de los delitos que se cometen a través de la Red. Sin embargo, y gracias a nuestras charlas, hemos conseguido que algunos alumnos de diferentes  centros con problemas de ciberacoso fueran conscientes de la gravedad del hecho y lo hayan denunciado, previniendo de esta manera la evolución de estos casos a problemas más grandes.

Algunos otros han sabido reconocer situaciones a las que estaban siendo sometidos y que no sabían que podían ser graves o tener consecuencias en el futuro, no reconocían como problemáticas o simplemente no sabían cómo actuar o a dónde acudir.

Por este motivo, y para ayudar a padres, profes y, por supuesto, a los alumnos, lanzamos la “Guía ESET de seguridad digital para menores“, un pequeño manual que, a modo de consejos, va guiando al menor por las situaciones más típicas con las que suele encontrarse en su día a día digital. La guía es de libre descarga y se encuentra en el portal de recursos educativos de ESET: http://edu.eset.es.

eset-nod32-antivirus-españa-guia-seguridad-digital-para-menores

Reanudamos con más fuerza que nunca el curso escolar, y volvemos a las charlas. Muchos nos solicitáis nuestra presencia, y nosotros intentamos estar en el máximo número de sitios posibles. Así que si quieres que vayamos, solo tienes que enviarnos un correo a educacion(at)ontinet.com con los datos y haremos todo lo posible por estar allí.

¡¡Feliz y saludable vuelta al cole!!

Yolanda Ruiz 

Un comentario

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acerca de las cookies en este sitio

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y obtener información estadística. Para poder seguir navegando pulsa en "Sí, estoy de acuerdo". Podrás retirar este consentimiento en cualquier momento a través de las funciones de tu navegador. Ver nuestra política de cookies..