Adiós, XP, adiós

Windows XP muere. Microsoft ha decidido que su vida ha sido lo suficientemente provechosa como para quitarse de en medio el sistema operativo con el que muchos usuarios se reconciliaron con Microsoft, después de sus Windows 95, 98 y Me.

Todavía existen muchos ordenadores con XP, muchos más de los que pensamos. Hay muchas empresas que no pueden, desgraciadamente, permitirse una renovación de equipos para actualizarlos y que soporten Windows 8. La crisis es la crisis, y si un ordenador, por antiguo que sea, funciona, ¿para qué cambiarlo? Mejor pagar las nóminas otro mes.

Windows XP fue lanzado al mercado hace 13 años. Sí, 13 añitos (Pobre, en plena pubertad y muere). Si miramos con un poco de perspectiva histórica, y nos remontamos al año 2001 cuando se lanzó, ¿qué le diríamos a una persona que sigue trabajando con MS-DOS versión 4? Sí, en 1988 se lanzó esa versión, 13 años antes que Windows XP. Todavía se llevaban hombreras, pelo cardado, Mecano triunfaba y usábamos pesetas.

xpfade

A pesar de todo, muchas máquinas seguirán funcionando con XP. En caso de que alguno de los lectores del blog siga usándolo, unos consejos:

  1. Cambia el sistema. Sí, es obvio, ya lo sé, pero es la mejor solución. A Windows o a Linux, pero actualízate.
  2. Instala todas las actualizaciones que tengas pendientes. Importantes, críticas u opcionales, pero no te dejes ni una.
  3. Evita utilizar una cuenta con permisos de administrador. Y esto no solo por XP, sino para todos los sistemas operativos. Es una tentación ser el usuario con mayores privilegios del sistema y que las aplicaciones se instalen sin mayores problemas. Por desgracia, el malware también se aprovecha de estos privilegios y está comprobado que el uso de una cuenta con permisos limitados mitiga buena parte de los exploits actuales, sea cual sea su objetivo (navegador, adobe, java, suites ofimáticas o el propio sistema operativo).
  4. Actualiza también tu navegador, aunque no te guste el aspecto que tiene la nueva versión. Y si no, instala un navegador actualizado y que aún ofrezca soporte para Windows XP. Google ha anunciado que mantendrá el soporte de Chrome para XP al menos hasta Abril de 2015, dando así un año más de margen. El uso de complementos de seguridad como No Script en aquellos navegadores que lo soporte también nos puede ayudar a mitigar los ataques que utilizan el navegador como vector de ataque.
  5. Elimina de tu navegador cualquier complemento no imprescindible. Sí, hay muchas barras de búsqueda y muchos complementos muy divertidos que te permiten hacer muchas cosas… incluso dejar puertas abiertas.
  6. Una vez actualizado el sistema, vamos con otra cosa de las que muchas veces no nos acordamos: Java. Es un sistema mediante el cual podemos ejecutar muchos complementos en el navegador, pero al igual que ejecutamos esos complementos, podemos estar ejecutando código malicioso que se aproveche de un error en Java.
  7. Y prosigamos con el resto de aplicaciones que necesitamos en mayor o menor medida en una navegación normal, como puede ser un lector de ficheros PDF. Lo primero, emplea el “original” de la marca, el Acrobat Reader, que aunque quizá no tenga tantas funciones tan chulas como el que has instalado, contamos con el respaldo de Adobe, que no es poco, a la hora de solucionar posibles problemas de seguridad.

¿Y las empresas? Exactamente lo mismo. El mero hecho de tener un parque más numeroso de ordenadores no les excluye de tomar estas precauciones. Solo que además, hay dos puntos muy importantes:

  • Aislar las máquinas XP de la red corporativa. Si por algún motivo (aplicaciones que no funcionan en sistemas actuales, falta de presupuesto, etc.) te ves obligado a mantener un número importante de máquinas con XP en tu red corporativa, trata de aislarlas lo máximo posible del resto. De esta forma evitarás que sean un blanco fácil frente a ataques de red. Obviamente, lo ideal sería que estas máquinas no estuviesen conectadas a Internet pero, en caso de que tengan que estarlo, evita almacenar información comprometida en ellas y conectarlas a aquellos sistemas que sí contienen este tipo de información.
  • Accede a tus servicios corporativos a través del servidor. Sabiendo que la seguridad del sistema puede comprometerse en cualquier momento, no sería mal momento para empezar a migrar a algún servicio de correo electrónico ubicado en un servidor de la empresa, sin tener que descargarlo de forma online. De esta forma, y utilizando el navegador actualizado y con los complementos de seguridad que hemos mencionado anteriormente, evitaremos que la información sensible quede almacenada en un sistema inseguro. Otros servicios como suites de ofimática también son accesibles online y los hay tanto gratuitos como de pago. No olvidemos, eso sí, la necesidad de utilizar contraseñas robustas para acceder a estos servicios.

Una vez que hemos hecho todo esto, el sistema estará en condiciones de iniciar una larga marcha en solitario por el desierto del soporte de Microsoft. Nadie nos ayudará en caso de que un gran agujero de seguridad sea descubierto. Y no quiero ser agorero, pero puede que en este desierto, en la salida del desfiladero, nos esté esperando una tribu de asaltantes poco amistosos.

Saben que vamos a pasar por ahí. Y que nuestro séptimo de caballería no responderá a nuestras llamadas. Pero nos queda un resquicio de esperanza. Instala un buen antivirus, y actualízalo. Pero no el mismo que tenías hace 13 años, cambia de versión y busca uno moderno, que sea capaz de detener también amenazas modernas. Porque todos tenemos una versión actualizada del antivirus… ¿o no?

Fernando de la Cuadra

4 Comentarios
  1. Avatar
  2. Laura Grau Berlanga

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acerca de las cookies en este sitio

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y obtener información estadística. Para poder seguir navegando pulsa en "Sí, estoy de acuerdo". Podrás retirar este consentimiento en cualquier momento a través de las funciones de tu navegador. Ver nuestra política de cookies..