Microsoft y Google colaboran en la detención de pedófilos

logo_gmail623

Hace unos días salían a la luz sendas noticias con un titular similar. Tanto Microsoft como Google habían colaborado con las autoridades denunciando que uno de sus usuarios estaba intercambiando material pedófilo. Estas noticias han producido reacciones encontradas, ya que si bien siempre es positivo que se detenga a criminales, la invasión de la privacidad realizada para detectar el material pedófilo preocupa a más de un usuario de estos servicios.

Ayudando a detener pedófilos

Pero vayamos por partes. A principios de mes leíamos una noticia en la prensa donde se anunciaba la detención de un presunto pedófilo en Texas gracias a que Google había detectado imágenes de pornografía infantil almacenadas en su cuenta de Gmail. Tras haber detectado estas imágenes, Google alertó al Centro Nacional para Niños Desaparecidos, quien se encargó de avisar a la policía, lo que produjo el registro del domicilio del sospechoso.

A los pocos días otra noticia similar salió a la luz, pero en esta ocasión fue Microsoft la que ayudó a detener a otro individuo de Pennsylvania, acusado de compartir imágenes de una menor con contenido sexual a través del servicio OneDrive.

Estos dos casos revelaron, por una parte, la disposición de estas dos empresas a colaborar con los cuerpos de seguridad para detener a estos criminales, pero también la preocupación de muchos usuarios al comprobarse que estos gigantes tecnológicos revisan sus correos.

A estas alturas de la película, es de ser muy inocente pensar que un servicio gratuito como Gmail u OneDrive proporcionan unas mínimas condiciones de privacidad. Tanto Microsoft como Google incorporan tecnologías de revisión del contenido que sus usuarios almacenan o comparten en sus servicios, aunque supuestamente sirven únicamente para detectar actividades ilícitas en Internet.

Técnicas automatizadas de análisis de imágenes

Todo este proceso se realiza de forma automatizada, y no, no hay empleados de Google y Microsoft revisando todos y cada uno de los millones de los correos que los usuarios enviamos cada día. Para automatizar este proceso se utilizan complejos algoritmos para analizar las imágenes que se envían y obtener su hash o huella digital y así poder compararla con una base de datos de posibles fotografías de contenido pedófilo.

Google no aporta mucha información acerca de esta tecnología de revisión de imágenes pero sabemos que Microsoft utiliza PhotoDNA, tecnología que ellos mismos desarrollaron en 2009 y que se supone que utilizan otras empresas importantes del sector.

Esta tecnología, no obstante, tiene sus limitaciones y no es posible que no identifique imágenes de pornografía infantil si estas no concuerdan con ninguna de las que ya están registradas. Sin embargo esto también permite evitar la generación de falsos positivos y que no haya problemas cuando mandamos a los miembros de nuestra familia y conocidos las fotos de nuestros hijos de temprana edad bañándose en la playa o en la bañera de nuestro hogar.

¿Cómo se usa nuestra información privada?

Si nos ceñimos a las funciones para las cuales se ha desarrollado esta tecnología, no habría más que alabanzas por ser herramientas muy útiles en la detección de posibles pedófilos. No obstante, desde que se destaparon los casos de espionaje de la NSA y otras agencias gubernamentales muchos usuarios condenan la labor de seguimiento y espionaje que empresas como Google y Microsoft realizan sobre sus usuarios, ya sea para colaborar con varios gobiernos o en beneficio de sus propios intereses comerciales.

Debemos tener en cuenta de que hay pocas cosas que sean realmente gratuitas hoy en día en Internet. Puede que no estemos pagando dinero por disfrutar de varios gigas de almacenamiento disponibles en nuestra cuenta de correo o sistema de almacenamiento en la nube, pero la información que compartimos usando estos servicios es también muy valiosa para estas empresas.

Esta información dice mucho de cómo somos, con quién nos relacionamos, cuáles son nuestros gustos y, sobre todo, en qué estamos dispuestos a gastarnos el dinero, información de un valor incalculable para las agencias de publicidad.

Conclusión

Así las cosas, bien por Google y Microsoft por ayudar a luchar contra la lacra de la pedofilia, pero no debemos olvidar que no dejan de ser empresas que velan por sus propios intereses y que cuanta más información personal compartamos usando sus servicios más poder tendrán sobre las decisiones que hagamos en Internet y en la vida real.

Josep Albors

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Acerca de las cookies en este sitio

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y obtener información estadística. Para poder seguir navegando pulsa en "Sí, estoy de acuerdo". Podrás retirar este consentimiento en cualquier momento a través de las funciones de tu navegador. Ver nuestra política de cookies..