Herramientas de descifrado para algunas variantes de Locky, TeslaCrypt y Petya

ransom_tecla

Viendo que el ransomware se ha posicionado como la amenaza más importante en lo que llevamos de año, no es de extrañar que una de las consultas más recibidas por nuestro servicio de soporte técnico sea cómo recuperar los ficheros cifrados por alguna de las variantes que han ido apareciendo últimamente.

Si bien lo mejor es tomar medidas para evitar ser víctimas de los delincuentes que hay detrás de la propagación de este tipo de malware, también es verdad que muchos usuarios se han visto afectados en un momento de descuido o justamente en el momento en el que han bajado la guardia.

También es verdad que los grupos criminales que generan estas campañas de propagación de malware saben cuándo lanzarlas. Así pues, si analizamos las distintas oleadas de propagación del troyano Nemucod (encargado de descargar e instalar, entre otros, los ransomware TeslaCrypt y Locky) que hemos sufrido en marzo, observamos un patrón muy definido, y es que las variantes de ransomware empiezan a detectarse los lunes, conforme los empleados vuelven a sus puestos de trabajo y empiezan a revisar su correo, para, a finales de semana, ir decreciendo de manera significativa.

emsisoft2

Si hemos caído víctimas de una de estas infecciones y tenemos todos nuestros archivos importantes cifrados, sin posibilidad de recuperarlos desde una copia de seguridad, aún es posible tratar de recuperarlos sin tener que ceder al chantaje de los delincuentes. A diario, varios investigadores trabajan analizando varias muestras de ransomware para tratar de encontrar un fallo, por leve que sea, que permita revertir los ficheros afectados a su estado original.

Descifrando ficheros afectados por Locky o TeslaCrypt

La pareja de ransomware que más ha dado que hablar en las últimas semanas (con permiso de Torrentlocker y su email suplantando de nuevo a Correos) ha sido la formada por las diversas variantes de Locky y TeslaCrypt que el troyano Nemucod descargaba una vez conseguía acceder al sistema de un usuario.

Estas dos familias de ransomware utilizaban ficheros adjuntos en correos electrónicos con asuntos de todo tipo y utilizaban ficheros con extensión .exe que se hacían pasar por falsos documentos PDF, pero también ficheros JavaScript (.js) para tratar de eludir los sistemas de seguridad perimetral que muchas empresas tienen instalados.

El resultado, no obstante, es el que todos conocemos: ficheros importantes que resultan cifrados y un mensaje solicitando el pago de un rescate en Bitcoins para recuperarlos. Si bien, salvo en casos extremos, lo normal (y recomendado) es que no se pague, muchos usuarios se preguntan qué pueden hacer para tratar de recuperar sus ficheros.

Lo más importante es realizar una copia de estos ficheros infectados para tratar de recuperarlos cuando se publique una herramienta capaz de descifrarlos. Una de estas herramientas es la lanzada precisamente por la empresa de seguridad Emsisoft y que permite recuperar ficheros cifrados por alguna de estas variantes.

Su uso es bastante sencillo y consiste en obtener la clave de descifrado a partir de comparar un fichero cifrado con su versión sin cifrar. Si no se dispusiera de una copia sin cifrar del fichero, siempre se puede recurrir a ficheros del sistema, como por ejemplo las imágenes que trae por defecto Windows y que suelen estar ubicadas en la carpeta “C:\Users\Public\Pictures\Sample Pictures”.

Una vez obtenidos los dos ficheros, tan solo tendremos que arrastrarlos a la herramienta de descifrado para poder obtener la clave necesaria para descifrar todos los ficheros del disco:

emsisoft1

Imagen propiedad de BleepingComputer

Hay que recordar que esta herramienta tan solo sirve para descifrar aquellos ficheros que hayan sido cifrados por XOR. Otras variantes emplean cifrado mucho más robusto como AES y no pueden descifrarse aún, por lo que recomendamos guardar una copia de dichos archivos cifrados por si en el futuro esto es posible.

Descifrando ficheros afectados por Petya

Uno de los ransomware recientes que se salía del procedimiento habitual ha sido Petya, una variante que, de momento, solo iba dirigida a usuarios alemanes, pero que podría perfectamente ser modificado para afectar a usuarios de cualquier otra nacionalidad.

Si repasamos el funcionamiento de Petya veremos que este ransomware no cifra los ficheros uno a uno, sino que tan solo se centra en cifrar el MFT (Master File Table), fichero donde se almacena información esencial sobre todos los ficheros almacenados en el disco, y sin la cual resultan inaccesibles.

Cuando analizamos Petya hace unos días, ya avisábamos de que había investigadores intentando desarrollar herramientas que permitieran devolver los ficheros a su estado original. Uno de estos investigadores era la polaca @hasherezade, quien, pocos días después de ponerse manos a la obra, ha conseguido desarrollar una primera versión de una herramienta de descifrado para los ficheros afectados por Petya.

La propia investigadora ya avisa de que su herramienta solo funciona para la primera fase de la infección, es decir, para cuando aún no se ha reiniciado el sistema para mostrar la pantalla del falso CHKDSK. Si cumplimos esa condición, es posible arrancar el sistema con un CD / USB de arranque y ejecutar la herramienta de descifrado que ha preparado esta investigadora.

Actualización: Finalmente, un investigador anónimo ha publicado una herramienta que permite descifrar todos los ficheros afectados por el ransomware Petya, independientemente de la fase de la infección en la que se encuentren. Además, ha puesto a disposición de los usuarios afectados una web en la que podrán obtener el código de descifrado y poder así recuperar todos los archivos cifrados sin tener que pagar el rescate a los delincuentes.

Conclusión

Si bien estas herramientas pueden resultar muy útiles para algunos usuarios afectados por estas variantes de ransomware, no debemos olvidar que la mejor solución es evitar verse afectado. Para ello existe una serie de pautas a seguir que nos pueden ahorrar pasar por este mal trago y tener nuestra información a salvo.

Josep Albors

3 Comentarios
  1. Josep Albors

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *