¿Pensando en viajar a Estados Unidos? Ten cuidado con lo que publicas en redes sociales

ESET España - privacidad y facebook en entredicho

Aunque es algo que todos deberíamos tener ya en cuenta, vamos a repetirlo una vez más por si aún queda alguien que no lo tiene claro: lo que publicas en las redes sociales y tu actividad online tiene un impacto en tu vida real, te guste o no. Lo vemos a diario cuando muchas personas ven cómo un comentario o una publicación tienen un impacto más grande de lo previsto, tanto positivo como negativo.

A lo largo de los últimos años hemos visto numerosos ejemplos de publicaciones irresponsables que han terminado teniendo consecuencias graves para las personas que los publicaron. Casos como los de las fiestas de cumpleaños masivas convocadas de forma pública a través de Facebook o los despidos por poner comentarios inadecuados en Twitter han dejado de ser una novedad para convertirse en algunas de las consecuencias que pueden ocurrir en el caso de hacer un uso irresponsable de las redes sociales.

Revisión de perfiles en la frontera

Por si fueran pocos los problemas de una publicación inadecuada en redes sociales, ahora se suma un motivo más para ir con cuidado con lo que comentamos en Internet. Y es que el Departamento de Inmigración de los Estados Unidos acaba de introducir una nueva propuesta en el registro federal, la cual sugiere la inclusión de un nuevo campo en los formularios a rellenar por todos los que visiten el país.

En este campo voluntario se preguntaría a los viajeros por sus perfiles en redes sociales y sus nombres de usuario, algo que proporcionaría a los agentes de inmigración información muy interesante de cara a verificar y contrastar antecedentes del viajero. Esta información viene a complementar todos los procesos ya existentes actualmente, y que incluyen la toma de huellas dactilares, una pequeña entrevista en la que se suele preguntar por los motivos del viaje y la revisión de la información en numerosas bases de datos a las que se tiene acceso.

A simple vista, se trata de un formalismo más, e incluso algunos ya apuntan que no es más que una regularización de algo que ya se hace. Y es que la búsqueda de información sobre una persona en concreto cuenta en las redes sociales con un poderoso aliado debido, sobre todo, a la sobreexposición que hacemos en ellas de nuestra vida privada. Además, el hecho de ser un dato voluntario que el viajero puede omitir debería bastar para poder seguir manteniendo nuestra privacidad, ¿no?

Solo el hecho de que esta propuesta se esté considerando denota el interés que tienen agencias de seguridad de todo el mundo actualmente en los datos que compartimos con otros usuarios de Internet. Y es comprensible, viendo que grupos terroristas utilizan las redes sociales para difundir sus ideales y captar a nuevos miembros. El problema vendría si la información recopilada se utilizase para otros fines que no sean garantizar la seguridad.

Defendiendo nuestra privacidad

Obviamente, habrá quien prefiera que nadie (y esto incluye a fuerzas y cuerpos de seguridad) husmee en su vida privada, y esta noticia no le hará la más mínima gracia. Razón no le falta, y aunque puede limitar con quién comparte según qué publicaciones en redes como Facebook o Google+, en otras como Twitter o Instagram no tiene mucho sentido, puesto que se busca tener el mayor alcance posible.

Lo que debemos tener en cuenta es que lo que publiquemos en redes sociales es normalmente público salvo que nosotros limitemos el público con el que queremos compartirlo configurando adecuadamente nuestras opciones de privacidad. Esto facilita que desconocidos puedan saber datos de nuestra vida privada, datos que se pueden usar incluso para lanzarnos ataques dirigidos si compartimos más información de la cuenta.

Conclusión

Independientemente del interés mostrado por los agentes de inmigración de los Estados Unidos (y de prácticamente todos los países), debemos tener en cuenta las repercusiones que una foto, comentario o publicación pueden tener. Eso no significa que nos tengamos que autocensurar, tan solo debemos ser conscientes de quién puede ver aquello que publicamos y las posibles consecuencias que podría tener.

Por eso, cuando vayas a subir tus fotos veraniegas, un comentario o post en tu blog, piensa primero si a tu madre y al agente de inmigración de aduanas de los Estados Unidos podría ofenderle y, en caso afirmativo, vuelve a pensar si es buena idea publicarlo.

Josep Albors

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Atención: nuestra página utiliza cookies Al utilizar nuestro sitio web, consiente nuestra política de uso.

Aceptar y ocultar este mensaje