Guía de viaje para unas vacaciones seguras

Ahora que el calor ya empieza a apretar y que empieza la temporada veraniega es importante recordar esos consejos que nos ayudan a tener unas vacaciones seguras también en nuestro mundo digital. Los hábitos de los veraneantes a la hora de planificar y disfrutar de sus vacaciones han cambiado en los últimos años y por eso, los consejos para hacerlo de forma segura también se han adaptado. Veamos a continuación cuales son los principales.

Planificando nuestro descanso veraniego

Aunque buena parte de los usuarios ya tendrá contratados los medios de transporte y lugares de alojamiento desde hace semanas o incluso meses, siempre quedan los típicos rezagados o, porque no, aquellos que buscan aprovecharse de ofertas de última hora. La aparición hace años de los portales online en los que buscar vuelos y hoteles baratos junto con otros servicios como el alquiler de vehículos supuso un cambio importante en la manera en la que los usuarios planificábamos todas nuestras vacaciones.

Sin embargo, hemos de tener cuidado a la hora de elegir que portal vamos a utilizar para contratar todos estos servicios y usar solo aquellos que tengan una buena reputación. De lo contrario podemos encontrarnos con la desagradable sorpresa de querer empezar nuestras vacaciones y encontrarnos que ni los billetes de avión adquiridos ni la reserva de hotel son válidos, habiendo perdido además el dinero que pagamos por ellos.

Algunas de las compañías de renombre que más se suelen utilizar para contratar estos servicios son Kayak, Trivago, SkyScanner, Tripadvisor o Booking. Independientemente de la confianza que nos inspiren estas webs, siempre hemos de revisar bien la letra pequeña para evitar que tener que pagar un sobrecoste por cualquier servicio adicional que creíamos incluido.

De la misma forma, los delincuentes saben que durante esta época las consultas en este tipo de webs se disparan y más de un usuario puede terminar en una web maliciosa que busca robarle los datos de su tarjeta de crédito.

En los últimos años han cobrado mucha importancia servicios como Airbnb como alternativa barata a los hoteles tradicionales. Son muchos los usuarios satisfechos pero también hemos de tener cuidado a la hora de contratar alojamiento en esta plataforma, haciéndolo siempre con aquellos usuarios que dispongan de buena reputación y asumiendo el riesgo de que puede haber cancelaciones de última hora.

Protegiendo nuestros dispositivos

Además de la ropa y los accesorios de aseo, pocos son los veraneantes que, hoy en día, salen de viaje sin, al menos un dispositivo con conexión a Internet. Si además eres un geek como el que escribe ese artículo, es probable que termines con una mochila en la que llevas un portátil (o dos), un smartphone (o dos, o tres), una tablet, una videoconsola portátil, todo tipo de cables (de alimentación, ethernet, USB, etc) un modem/router WiFi portati, una cámara de fotos digital y baterías para cualquier imprevisto.

Casi todos estos dispositivos se conectan a Internet y en ellos almacenamos datos personales o utilizamos aplicaciones que requieren de credenciales de acceso. Para nosotros, supondría un serio problema la pérdida o robo de uno de esos dispositivos, no solo por su coste o la información almacenada, sino también por la posibilidad de que alguien nos suplantara la identidad.

Por esos motivos es importante aplicar medidas de seguridad como la protección de acceso al dispositivo mediante un código pin o sistemas biométricos y alternativos, cifrar el contenido del dispositivo para evitar que cualquiera pueda acceder a él en caso de pérdida o robo y contar con alguna solución de seguridad que permita localizar, bloquear e incluso borrar el contenido del dispositivo.

A la hora de utilizar uno de estos dispositivos es importante contar con una conexión segura a Internet y eso es algo que no siempre es fácil conseguir cuando se está de vacaciones. Solo debemos echar un vistazo a cualquier zona turística de cualquier ciudad medianamente importante para ver como los turistas se aglutinan alrededor de aquellas áreas en las que se ofrece conexión gratuita a Internet.

El problema es que esos puntos de acceso son algo muy atractivo para los delincuentes puesto que pueden intentar robar las credenciales de los servicios online que estén utilizando los turistas o incluso montar su propio punto de acceso malicioso tan solo con una Raspberry Pi y una antena Alfa o simplemente comprándose una piña WiFi.

Por eso siempre es recomendable utilizar alguna solución VPN para que, si nos vemos obligados a conectarnos a uno de estos puntos de accesos inseguros, al menos no puedan interceptar nuestras comunicaciones. Existen muchos servicios VPN, incluso gratuitos, pero siempre está bien revisar cuales ofrecen la mejor privacidad para elegir el que mejor se adapte a nuestras necesidades.

Una buena noticia para los veraneantes de la Unión Europea es que a partir del 15 de junio de 2017 se eliminan las abusivas tarifas de roaming para llamadas y datos. Esto significa que podremos usar nuestro móvil dentro de aquellos países miembros de la UE tal y como lo haríamos en nuestro país de origen sin temor a recibir una factura excesiva.

Sin embargo, si salimos de viaje fuera de la Unión Europea la cosa se complica, aunque durante los últimos años han ido apareciendo opciones muy asequibles. Una opción es contratar un modem/router WiFi que nos de acceso a Internet a todos los dispositivos que queramos conectarle. Por experiencia personal, es la mejor opción cuando se viaja a países como Japón ya que es relativamente barato e, incluso si no queremos utilizar este tipo de dispositivos, siempre podemos optar por contratar una tarjeta SIM y usarla de forma conjunta a nuestra tarjeta habitual si nuestro dispositivo dispone de capacidad multisim.

En otros países como Estados Unidos también se pueden contratar servicios similares ofertados por compañías como AT&T, Verizon o Sprint, aunque también podemos contratar una tarifa con FreedomPop y utilizar su tarifa de datos en toda la Unión Europea y Estados Unidos. Para otros países, lo mejor es consultar las ofertas de los proveedores locales y tratar de contratar el servicio antes de empezar el viaje.

Contratar nuestra propia tarifa de datos para utilizarla en el extranjero nos da mucha libertad y evita que nos conectemos a redes WiFi inseguras donde pueden robarnos nuestras credenciales o peor aun, los datos de nuestra tarjeta de crédito.

Seguridad de nuestros datos

Una vez tenemos protegidos nuestros dispositivos, es importante proteger también nuestros datos personales, tanto los que llevemos encima en alguno de los dispositivos ya mencionados como los almacenados en algún servicio online. Van ya varias veces en las que coincido con compañeros de viaje que protegen sus dispositivos pero luego apuntan todas sus contraseñas en una libreta para no olvidarlas.

Medidas de seguridad como el doble factor de autenticación son muy útiles y se aplican mediante aplicaciones como Google Authenticator u otras similares que evitan que, en el caso del robo de nuestras credenciales (por ejemplo, al habernos conectado a una WiFi insegura) puedan acceder a nuestros servicios online sin introducir antes un código de un solo uso que cambia periódicamente.

También hemos de ser cuidadosos a la hora de publicar según que contenido en redes sociales. Sí, a todos nos gusta alardear de lo bien que lo estamos pasando pero, si vamos a compartirlo, que sea solo con aquellas personas de confianza o amistades más cercanas. De no hacerlo así estaremos dando información muy valiosa a delincuentes que, por ejemplo, busquen casas vacías durante el periodo estival. Una buena configuración de la privacidad de nuestras redes sociales nunca está de más.

Respecto al almacenamiento de las contraseñas, tenerlas apuntadas en un papel no es la mejor opción. Existen opciones mucho más seguras como utilizar un gestor de contraseñas (Lastpass, Keepass o 1password son solo algunas de las múltiplies opciones disponibles), gestores que ya vienen integrados en algunos antivirus como ESET Smart Security Premium.

También tenemos opciones más drásticas como almacenar las contraseñas y cualquier otro tipo de información sensible en un contenedor físico cifrado que podamos llevar siempre encima. Opciones como los pendrive iStorage son una buena elección aunque su seguridad también viene acompañada de un elevado precio.

Por último, no debemos olvidar que para visitar algunos países, aunque sea como turistas, necesitaremos de un visado o permiso. Quizás el más famoso por la cantidad de turistas que viajan a Estados Unidos sea el ESTA. No son pocos los usuarios que, a la hora de obtener esta autorización, han terminado pagando bastante más de la cuenta por acceder a una web que no era la oficial o directamente le han robado los datos de su tarjeta de crédito.

Conclusión

Como acabamos de ver, en la planificación de las vacaciones se incluyen ahora variantes que ni siquiera llegábamos a imaginar cuando muchos de nuestros padres nos metían de pequeños en el coche camino de la costa o el pueblo de los abuelos. Ahora es bastante barato viajar a muchas partes del mundo e incluso planificar con detalle estos viajes desde casa gracias a viajeros que aportan consejos y su experiencia a través de su blog, redes sociales y/ canal de Youtube.

A cambio, debemos tener en cuenta otros factores como la seguridad de nuestros datos y de los dispositivos que llevamos encima, pero con los consejos que acabamos de aportar deberías de disfrutar de unas vacaciones seguras. Y tu, ¿añadirías algún consejo más a los mencionamos en este post?.

Josep Albors

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Atención: nuestra página utiliza cookies Al utilizar nuestro sitio web, consiente nuestra política de uso.

Aceptar y ocultar este mensaje