Amenazas en Internet que afectan a niños y adolescentes

Ayer en Madrid la policía nacional detuvo a un hombre de 39 años. Al arrestado se le acusa de los delitos de detención ilegal, abuso sexual e inducción a abandono del domicilio.

La menor contactó con él por Internet. Los padres encontraron conversaciones y fotografías de contenido sexual en un chat desde la consola de videojuegos.

La menor fue secuestrada y sufrió abusos sexuales durante 24 horas. Esta noticia debe ser un aviso para la sociedad de que debemos proteger más a los menores.

 

Internet y las redes sociales tienen muchos peligros potenciales y es importante recordar algunos riesgos:

  • ABUSO SEXUAL de menores.- Esta amenaza hace referencia a todas las formas de abuso sexual facilitadas por las tecnologías de la información y/o difundidas por medios en línea, donde la explotación, el acoso y el abuso sexual tienen cada vez más lugar a través de Internet.
  • SEXTING. – Básicamente, hacerse fotos eróticas y colgarlas en las redes sociales o enviarlas a través del móvil. Esta travesura o atrevimiento puede tener un efecto devastador, puede caer en manos equivocadas.
  • CYBERBULLING. – Es el acoso a través Internet, pero sin fines sexuales. Es decir, el uso de medios telemáticos (Internet, telefonía móvil, videojuegos on-line, etc.) para ejercer el acoso psicológico entre iguales. Se excluye el acoso o abuso de índole estrictamente sexual y los casos en los que intervienen personas adultas.
  • GROOMING- Es el acoso sexual de adultos a menores, utilizando las redes sociales. El primer paso lo dan utilizando esa imagen o vídeo erótico del menor que han conseguido previamente, a veces mediante perfiles falsos.
  • CONTENIDO INAPROPIADO. – Pueden ser de diverso tipo: violentos, relacionados con el consumo de sustancias estupefacientes, lenguaje soez, pornografía, pornografía con menores y contenidos pedófilos, racistas o xenófobos, la apología de terrorismo, fabricación de artefactos explosivos, armas, juegos online de adultos, juegos de azar, apuestas o, sencillamente, páginas de hábitos poco saludables.
  • COMUNIDADES PELIGROSAS. – En internet es fácil encontrar grupos con un trasfondo perjudicial e inapropiado para los menores por su extremismo, odio y violencia por motivos étnicos, políticos, religiosos, de género, de identidad sexual, de clase social, etc.
  • BULOS, MITOS Y FRAUDES. – Es frecuente que se puedan encontrar con noticias falsas e incluso fraudes, que son difundidos con gran rapidez a través internet. Los menores son muy vulnerables a este tipo de noticias ya que no tienen la madurez suficiente para identificar la falsedad de la información.
  • RETOS VIRALES. – Se han convertido en uno de los mayores peligros en Internet. Bajo la apariencia de simples juegos entre amigos, se convierten en ocasiones en situaciones de riesgo que producen lesiones graves o incluso la muerte. Algunos ejemplos: Ballena azul, Momo, Balconing, Juego de asfixia, Reto de la canela, etc.

La prevención es fundamental para que el menor pueda enfrentarse a los distintos riesgos que se puede encontrar y pueda controlar la situación.

Como recomendación cabe recordar que debemos:

  • enseñar a nuestros hijos a contrastar la información e identificar fuentes de confianza.
  • fomentar aspectos como la empatía, valores de convivencia.
  • escuchar y entender las inquietudes de los menores para que se sientan seguros y puedan compartir sus experiencias sin temor a la reacción de los adultos.
  • concienciar y promover el cuidado de la privacidad. Es necesario hacerles partícipes de las implicaciones y riesgos que supone no proteger la privacidad, tanto en la actualidad como de cara al futuro, mostrando las consecuencias para que comprendan lo que está en juego.
  • concienciar de lo peligroso que puede ser compartir información sensible (imágenes íntimas, contraseñas, geolocalización, mensajes que pudieran perjudicarles), aceptar como amigos a quienes no conocen en persona y quedar con desconocidos, etc.
  • tutelar a los hijos en la navegación por Internet, al igual que se hace en el resto de las actividades cotidianas.
  • hablar de los peligros que se pueden encontrar.

Por último, debemos recordar que la ley española no permite que por debajo de los 14 años los niños y adolescentes puedan abrirse cuentas en las redes sociales.

“El Reglamento de protección de datos de la Unión Europea, que entró en vigor el 25 de mayo de 2018, establece que la edad a la que los menores pueden prestar por sí mismos su consentimiento para el tratamiento de datos personales en el ámbito de los servicios de la sociedad de la información (en el que se incluyen las redes sociales) es de 16 años. Sin embargo, permite rebajar esa edad y que cada Estado miembro establezca la suya propia. El límite inferior es de 13 años. “

A partir de 14 años: Facebook, Snapchat, Youtube, Twitter, Instagram, Google.

A partir de 16 años Whatsapp, Telegram

Podéis encontrar en los siguientes enlaces más información de cómo proteger y educar sobre el uso correcto de Internet.

¡No lo dudéis!

Si necesitas ayuda o asesoramiento profesional y especializado puedes llamar a la siguiente linea gratuita y confidencial de IS4K, 900116117, donde recibirás atención psicosocial.

Llegado el momento de denunciar puedes ponerte en contacto con la Brigada de Investigación tecnológica de la Policía Nacional y con el Grupo de Delitos Informáticos de la Guardia Civil.

Un comentario

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acerca de las cookies en este sitio

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y obtener información estadística. Para poder seguir navegando pulsa en "Sí, estoy de acuerdo". Podrás retirar este consentimiento en cualquier momento a través de las funciones de tu navegador. Ver nuestra política de cookies..