El 68 % de los españoles, a favor de un modelo híbrido entre teletrabajo y oficina

Con la incorporación masiva al trabajo después de las vacaciones veraniegas, el mercado laboral se enfrenta a una nueva etapa tras las vacunaciones masivas de los últimos meses y la última ola de COVID-19. Volver a la oficina o continuar trabajando a distancia es una decisión que tienen en mente muchas de las empresas que han estado teletrabajando desde el inicio de la pandemia.

La opción que más se baraja es una solución intermedia, el trabajo híbrido, para todas aquellas empresas que puedan aplicarlo. En una encuesta publicada por “Cepsa” y la “Fundación Másfamilia” se indica que el 68 % de los españoles está a favor de trabajar a distancia combinado con acudir a la oficina. También los altos cargos lo ven con buenos ojos, pues un 44 % de los directivos encuestados este mismo año para un estudio realizado por Vodafone se mostraba a favor de aplicar esta opción.

Cómo conseguir un entorno digital más seguro para teletrabajar

Uno de los retos más importantes a los que se enfrentan empresas de todos los tamaños es garantizar su ciberseguridad, ya que las cifras de ciberataques ponen de manifiesto que son objetivo continuo de los ciberdelincuentes.

La agencia española Exsel publicaba en su último informe que los ataques a pymes nacionales en 2021 habían crecido un 70 % respecto al mismo periodo de 2020. La pandemia empujó al sector empresarial a la digitalización y los ciberdelincuentes lo han aprovechado desde el primer momento.

Desde ESET somos conscientes de la importancia que tiene para las empresas conseguir un entorno digital protegido frente a ciberamenazas,el cual les permita desempeñar su día a día de manera eficaz y segura.

A continuación, te contamos qué pasos puedes seguir para reforzar la ciberseguridad en el entorno laboral, ya sea a distancia o presencial.

1) Disponer de un antivirus que se adapte a las necesidades de la empresa es uno de los pilares fundamentales para evitar que los ciberdelincuentes accedan a la información, una solución con tecnología multicapa y potenciada en la nube con mejoras continuas que se adapte al ritmo frenético impuesto por el panorama actual es la mejor opción.

Aunque no solo con esto es suficiente, ya que la ciberdelincuencia adapta y perfecciona rápidamente sus técnicas para ser lo más eficiente posible. Por ello, además de un antivirus, el factor humano es esencial para lograr un entorno más seguro. Recordemos que cuando se teletrabaja se pasa de una o dos oficinas a docenas o incluso más oficinas domésticas.

2) Los empleados deben ser conscientes en todo momento de que, independientemente de si están utilizando sus propios dispositivos o los de la empresa, están manejando datos de suma importancia y, por tanto, son objetivo de ciberataque. Hay que ser muy cuidadosos y prestar especial atención a las webs a las que se accede y los emails que se reciben, ya que la gran mayoría de malware recibido durante el 2020 fue por correo electrónico.

Por tanto, el principal cortafuegos de un ciberataque es el trabajador, de ahí la importancia de formarlo y concienciarlo sobre ciberseguridad, aunque esto, evidentemente, no exime a la empresa de implantar el resto de medidas para mantener a salvo sus datos de ataques online, puesto que en muchos casos existen también vulnerabilidades técnicas, como las llamadas zero-day (brechas de seguridad acabadas de descubrir por los ciberdelincuentes) y sistemas desactualizados que se pueden convertir en una jugosa invitación para estos delincuentes.

3) Diseñar y aplicar una política de seguridad perfectamente integrada completa las recomendaciones. Sin duda para que las empresas funcionen sin problemas con una interrupción mínima, deben dar la misma importancia a las prácticas de gestión y a las de seguridad, lo que a su vez protege al personal y a la empresa.

Algunos puntos esenciales de esta política de seguridad sobre el teletrabajo serían:

1.         Al trabajar en remoto las medidas de seguridad básicas que se dan por sentado en la oficina deben compensarse en casa, como requerir que los empleados que trabajan remotamente utilicen la doble autenticación o una VPN para acceder a las redes internas.

2.         También recordarles que habiliten las actualizaciones automáticas y que verifiquen la seguridad de sus propias redes wifi.

3.         Lo ideal es que los trabajadores que trabajan a distancia siempre utilicen dispositivos entregados por la empresa, pero si utilizan sus propios dispositivos y estos son compartidos, es importante crear una cuenta exclusivamente para trabajar y protegerla con una contraseña fuerte que solo conozca el usuario.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acerca de las cookies en este sitio

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y obtener información estadística. Para poder seguir navegando pulsa en "Sí, estoy de acuerdo". Podrás retirar este consentimiento en cualquier momento a través de las funciones de tu navegador. Ver nuestra política de cookies..