Así evoluciona el phishing dirigido a empresas. ¡Aprende a reconocerlo y no caigas en la trampa!

A pesar de que muchos usuarios siguen pensando que el phishing sigue consistiendo en emails pobremente redactados y que quien cae en esta trampa se lo merece por no haberse fijado lo suficiente, la realidad es que los delincuentes han estado perfeccionando las campañas de phishing desde hace años para hacerlas más creíbles y conseguir así nuevas víctimas.

Evolución de las campañas de phishing

Hace unos días publicamos un artículo en el que describíamos por qué el phishing seguía siendo tan efectivo, especialmente en el ámbito empresarial. En ese artículo apuntábamos a ciertos puntos clave como la utilización de correos legítimos previamente comprometidos, el uso de enlaces acortados, o la creación de portales de acceso cada vez más elaborados. En el post de hoy vamos a ver un ejemplo de phishing reciente real donde vemos algunas de las técnicas que han ido perfeccionando los delincuentes en los últimos años.

En este caso estamos ante un correo en inglés, aunque podría estar en cualquier otro idioma como el español o incluso en lenguas cooficiales del estado español como el catalán. Lo primero en lo que se suele fijar un usuario es en el remitente, y en este caso pertenece a alguien que supuestamente trabaja en una empresa real con sede en Singapur. Podríamos pensar que la mayoría de empresas no tienen relación comercial con empresas de ese país, pero la globalización hace que los socios comerciales se puedan encontrar en todo el mundo, por lo que tampoco resulta descabellado pensar que un usuario crea que el correo es legítimo.

El siguiente punto en el que suelen fijarse los usuarios es el asunto y cuerpo del mensaje, y aquí vemos que nos realizan una consulta sobre un presupuesto, adjuntando un enlace que no proporciona más información que la de que vamos a descargar algún tipo de fichero. En este punto podríamos pensar que se va a proceder a la descarga de algún tipo de fichero malicioso,  pero es aquí donde los delincuentes demuestran que han hecho los deberes y nos redirigen a una web donde se muestra una serie de supuestos documentos compartidos.

Llegados a este punto, muchos usuarios pueden pensar que se encuentran ante un correo legítimo que solicita precios para realizar un pedido de productos, ya que la web preparada (con algunos fallos menores, eso sí) puede resultar lo suficientemente convincente, especialmente si el usuario tiene muchos correos pendientes y no se para a revisar las webs a las que accede.

La clave, llegados a este punto, es convencer al usuario de que se encuentra ante un servicio de alojamiento y descarga de ficheros como pueda ser Dropbox para que baje la guardia e, instintivamente, proceda a descargar cualquiera de los ficheros mostrados. Para hacerlo aún más creíble, los delincuentes han preparado una falsa secuencia de descarga donde se muestra el porcentaje completado.

Sin embargo, antes de completar esta descarga se muestra la pantalla clave en este caso de phishing, que no es otra que la que solicita las credenciales de acceso al servicio OneDrive de Microsoft. En este punto, dependiendo de la concienciación sobre correos y webs que suplantan la identidad de empresas y servicios online que haya recibido el usuario, se podrá evitar que introduzca sus credenciales o que se las ceda a los delincuentes.

Recordemos que, una vez los delincuentes han obtenido estas credenciales, pueden usarlas para realizar otros tipos de ataques a la empresa donde trabaja la víctima y que pueden terminar con el robo de información confidencial. Si además el usuario reutiliza las mismas credenciales para acceder a otros servicios de la empresa y cuenta con permisos elevados o acceso a buena parte de la red corporativa, el problema puede agravarse considerablemente.

Mitigando ataques de este tipo

Correos como el que acabamos de revisar y otros incluso más elaborados son cada vez más comunes, por lo que los antiguos consejos a la hora de detectar casos de phishing ya no sirven actualmente. Es preciso realizar una formación continua entre los empleados, con ejemplos lo más cercanos posibles a los reales y de una forma didáctica que no persiga encontrar culpables, sino aumentar la concienciación y la capacidad de detección de este tipo de correos.

Además, a pesar de esta mejora en las técnicas usadas por los delincuentes, las soluciones antiphishing pueden seguir filtrando un elevado número de mensajes que no llegarían a las bandejas de entrada de los usuarios, o bloqueando las webs usadas para robar credenciales o descargar archivos maliciosos.

En cualquier caso, la formación y los esfuerzos de concienciación sobre el phishing deberían ser solo una pequeña parte de una estrategia más amplia hacer frente a las amenazas de ingeniería social existentes. Estos esfuerzos, apoyados por controles de seguridad adicionales (como la autenticación multifactor) son esenciales para mitigar posibles ataques de phishing y otras ciberamenazas.

Conclusión

Los incidentes de seguridad que empiezan con un correo o mensaje de phishing no solo siguen siendo un serio problema para usuarios particulares y empresas, sino que ha ido aumentando en los últimos años. Debemos tomarnos muy en serio estas amenazas y poner los medios necesarios para detectarlas, puesto que, en demasiadas ocasiones, el phishing es solo la fase inicial de un ataque mucho más peligroso que puede terminar poniendo en serios problemas a la mayoría de las empresas.

Josep Albors

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Acerca de las cookies en este sitio

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y obtener información estadística. Para poder seguir navegando pulsa en "Sí, estoy de acuerdo". Podrás retirar este consentimiento en cualquier momento a través de las funciones de tu navegador. Ver nuestra política de cookies..