¿Cómo saber si tu hijo está siendo acosado? Estos son los puntos a tener en cuenta

menores_int2

Con las vacaciones de verano acabadas de empezar o a punto de hacerlo para la mayoría de estudiantes, muchos menores buscan pasar unos meses de descanso, alejados de la rutina escolar y de los madrugones. Sin embargo, algunos de ellos buscarán evadirse de problemas serios derivados del ciberacoso en centros educativos y en redes sociales, algo difícil de conseguir si tenemos en cuenta que ahora los menores están permanentemente conectados.

Detectando los síntomas

Desafortunadamente, muchos padres no son capaces de distinguir los síntomas del ciberacoso de los típicos problemas de los adolescentes. Por eso mismo hemos preparado una serie de indicadores para ayudar a los padres a detectar que sus hijos están sufriendo ciberacoso.

  • Respuestas inadecuadas y cambios de humor: los cambios de humor frecuentes no tienen por qué indicar que un menor esté siendo acosado. Sin embargo, si van acompañados de respuestas inadecuadas o reacciones nerviosas a preguntas cotidianas, especialmente si se producen tras desconectarse de su mundo online, es el momento de preguntar si existe algún problema.

  Los padres no deberían conformarse con una respuesta sencilla como “estoy bien” o “no pasa nada”, ya que no suelen representar la realidad. Algunas veces se ha de investigar a fondo para saber cómo se sienten realmente nuestros hijos. Permanece atento a las respuestas cortantes o irritantes, puesto que suelen ser un denominador común en los casos de ciberacoso.

  • Eliminación de cuentas en redes sociales: si nuestro hijo elimina de repente y sin ningún motivo aparente alguna de sus cuentas en redes sociales, estate atento. En una época en la que muchas personas invierten una cantidad importante de tiempo online relacionándose con otros usuarios, el borrado de alguno de estos perfiles puede significar que algo importante está pasando en su vida.

Las herramientas de control parental instaladas en los dispositivos de los menores pueden ayudar a los padres a visualizar qué aplicaciones utilizan más a menudo. De esta forma, se podría detectar un abandono repentino de ciertas aplicaciones utilizadas para conectar con otros usuarios en redes sociales y preguntar si todo va bien.

  • Abandono de relaciones con amigos y familia en la vida real: es bastante normal que los adolescentes quieran ser lo más independientes de sus padres como sea posible y dediquen mucho tiempo a construir su propia red de amigos. Sin embargo, si se empiezan a distanciar de sus amistades, evitan salir fuera de casa y se quedan en su cuarto sin interactuar en redes sociales con sus dispositivos, está pasando algo que merece nuestra atención.
  • Cambios físicos exagerados: si has notado que tu hijo/a ha perdido peso o directamente el apetito recientemente, o si él/ella tiene problemas tratando de conciliar el sueño y se le nota estresado/a por la mañana, puede que estos síntomas sean indicadores de muchas cosas, pero unidos a los puntos mencionados anteriormente, hay una elevada probabilidad de que esté siendo víctima de un acoso físico o un ciberacoso.
  • Hacerse el enfermo para evitar la escuela: las excusas del tipo “no me encuentro muy bien”, “me duele la barriga, ¿puedo no ir a clase?” son usadas frecuentemente, ya sea para evitar un examen para el que no se ha estudiado o un día especialmente complicado en la escuela. No obstante, si observamos que nuestro hijo/a las utiliza con demasiada frecuencia, puede que haya un problema más serio detrás, el cual puede venir derivado de tener que enfrentarse al acosador o acosadores.
Conclusiones

El acoso o ciberacoso escolar es un tema muy serio que se ha de tratar desde muchos puntos de vista. Como padres, hemos de aprender a reconocer los síntomas que hemos descrito en este artículo y actuar en consecuencia antes de que el problema se convierta en algo grave.

Pero no solo los padres han de aprender a detectar estos síntomas; los propios compañeros de clase del menor, sus amigos y los profesores pueden y deben ayudar a evitar que esta lacra del ciberacoso sea sufrida por miles de menores en España y en el mundo entero.

Josep Albors a partir de un post de Ondrej Kubovic en WeLiveSecurity

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *