Los delincuentes vuelve a usar la campaña de la renta como gancho para conseguir que sus victimas ejecuten un adjunto malicioso camuflado como una supuesta carta de fraccionamiento.