El refranero español, que es muy sabio, dice “la curiosidad mató al gato”. Y la realidad del día a día nos hace constatar que así es: a los