El robo de cuentas de Twitter o el acceso a las mismas de forma ilegal no es algo que sea precisamente una novedad, produciéndose muchos casos a diario