Los casos de falso soporte técnico se han ido incrementando durante los últimos meses hasta convertirse en la amenaza más detectada en España en enero.