En marzo de 2014, el periódico francés Le Monde reveló que el Centro Canadiense de Seguridad de las Telecomunicaciones (CSEC) sospechaba que Francia había desarrollado y desplegado software