La falta de concienciación de muchos usuarios hace que los delincuentes no necesiten de técnicas elaboradas para robar contraseñas.