Los delincuentes pueden utilizar estas credenciales robadas para lanzar ataques más dirigidos que pueden causar graves daños a las empresas.