Los ciberdelincuentes ya han aprovechado en años anteriores estas fechas en campañas de propagación de malware.