En el 2020 aumentaron en España un 768 % los ataques de escritorio remoto, los ciberdelincuentes aprovecharon el aumento del teletrabajo y la falta de medidas de seguridad.