Delincuentes siguen suplantando a fuerzas policiales para extorsionar a usuarios amenazándoles con detenerlos.