Primero fue la difusión masiva del vídeo titulado “Así se arruina una vida para siempre en solo 10 segundos” a través de Facebook, que consiguió más de un