Estos organismos oficiales son suplantados de forma recurrente por los delincuentes en busca de nuevas víctimas.