En 2022 se encontraron más de 24.000 millones de combinaciones de usuario y contraseña puestas a la venta en la Dark Web.