El delincuente buscaba imágenes y vídeos con contenido sexual para compartirlas online o guardarlas en su colección.