Cualquiera de nosotros puede ser víctima de una estafa. Ser consciente de ello es, de hecho, el primer paso para mantenerse a salvo de los estafadores.