Investigadores han descubierto un nuevo malware basado en Mirai que afectaría por primera vez a procesadores ARC, presentes en muchos dispositivos del IoT.