Un nuevo smartphone puede parecer el regalo de Navidad perfecto hasta que hay malware oculto en el dispositivo o se roba la identidad de la persona.