La brecha de género en ciberseguridad continúa siendo un desafío persistente, con solo un cuarto de los roles de seguridad ocupados por mujeres a nivel mundial.