En esta ocasión, los delincuentes han usado el servicio Onedrive para alojar el malware y tratar así de evitar su detección.