Los delincuentes envían un correo haciéndose pasar por la Policía Nacional para intentar convencer a los usuarios de que ejecuten un fichero adjunto malicioso.