Los miles de internautas que visitan a diario el canal de Youtube de Barrio Sésamo (Sesame Street en el original) se vieron sorprendidos ayer por contenido especialmente desaconsejado