Los delincuentes consiguen acceder al ordenador de las víctimas y robarles información confidencial, instalar software de minado o incluso ransomware.