La semana pasada Microsoft alertó de la necesidad por parte de los desarrolladores de software de aplicar una serie de buenas prácticas en el diseño de sus aplicaciones.