Los delincuentes siguen aprovechándose de aquellos usuarios y empresas que descuidan actualizar sus sistemas y aplicaciones.