Actualmente, la presencia online es esencial para las empresas y cualquier fallo en el servicio puede suponer un grave daño económico. Las empresas confían en proveedores para alojar