Aumentan las ofertas de trabajo falsas

Con la crisis mundial en pleno apogeo no es extraño que nuestros buzones de correo se vean inundados por emails prometiéndonos suculentas ofertas de empleo como el que mostramos a continuación:

Si bien esta técnica no es nueva y la mala redacción del mensaje puede hacer sospechar a un lector atento, la creciente cantidad de desempleados hace que estas técnicas de ingeniería social tengan ahora más efecto que nunca.

Básicamente, este tipo de correos siguen siempre un mismo patrón. Se presentan como una importante empresa que necesita aumentar su plantilla (normalmente de comerciales o de cargos relacionados con el manejo de dinero). Normalmente, tan solo se piden dos requisitos que son la nacionalidad del país desde donde se va a efectuar este “trabajo” y poseer de un equipo conectado a Internet con email y teléfono. En ningún momento se solicitan estudios o conocimientos relacionados con la actividad que se va a desempeñar por lo que casi cualquier internauta es válido para aceptar esta oferta.

Ahora bien, ¿que ganan los creadores de este tipo de emails?. Son varios los beneficios obtenidos, entre ellos los siguientes:

– Si el usuario contesta a esta oferta puede que los emisores de estos correos soliciten una transferencia monetaria para “comprobar” que el candidato al empleo dispone de una cuenta bancaria activa y con dinero. Normalmente se solicitan pequeñas cantidades de dinero que no superan unos cuantos cientos de euros para no levantar muchas sospechas. Esta operación continúa hasta que el receptor de los correos se da cuenta de la estafa.

– Por otra parte, la oferta puede seguir adelante, incluso con contratos firmados. El recién empleado empezará a recibir ingresos en su cuenta bancaria y realizará transferencias periódicas a las cuentas de sus empleadores, quedándose a cambio una comisión que suele oscilar entre el 5% y el 10%. Hasta aquí todo parece perfecto pero no pasará mucho tiempo hasta que el feliz empleado reciba la visita de las autoridades acusándole de robo online. Sin saberlo, el usuario habrá sido un eslabón más de la cadena del phishing, actuando como mulero y recibiendo el dinero sustraído de cuentas bancarias de forma ilegal para después transferirlo a un país en la que la legislación no permite o dificulta la captura de los auténticos ciber-criminales.

– También es posible que el mail proporcione un enlace web en lugar de un correo de contacto. Este enlace puede contener códigos maliciosos preparados para infectar sistemas vulnerables que no cuenten con la protección adecuada.

La recomendación que damos a nuestros lectores es que desconfíen de este tipo de correos y los eliminen nada más recibirlos ya que solo pretenden aprovecharse de la desesperación existente en tiempos de crisis.

Josep Albors

Diseño gráfico: Sonia Gandía

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Atención: nuestra página utiliza cookies Al utilizar nuestro sitio web, consiente nuestra política de uso.

Aceptar y ocultar este mensaje