El cazador cazado

Cuando hablamos de creadores de malware, botmasters o spammers el usuario común piensa en expertos informáticos y genios del cibercrimen que campan a su antojo por la red. Esta imagen, muchas veces influenciada por una aproximación no muy realista realizada desde la industria del cine, dista bastante de la realidad en la mayoría de los casos. Existen mafias organizadas, cierto. Estructuras empresariales perfectamente organizadas con diversos departamentos y funciones claramente definidas como un departamento de creación de malware, otro de creación y modificación de webs y otro de administración y finanzas donde se gestionan todos los beneficios obtenidos.

Pero también existen los pequeños ciber-criminales solitarios o de grupos reducidos que quieren obtener un beneficio rápido de este tipo de actividades delictivas. Para este tipo de ciber-criminales, la herramienta que mejor cumple con sus objetivos son los kits de exploits, baratos, fáciles de usar y preparados para realizar su función tan pronto como se instalan. Estas aplicaciones pueden conseguirse por una cantidad variable que oscila entre los 300 y 4000 dólares aproximadamente (también hay promociones y descuentos periódicos) dependiendo de las funcionalidades o popularidad del kit. Una vez se consigue esta aplicación, el aprendiz de ciber-delincuente ya puede empezar a infectar equipos para formar su propia botnet o preparar sitios webs que se aprovechen de vulnerabilidades no corregidas cuando los visitan. Veamos la interfaz de acceso a uno de estos kits por cortesía de nuestro compañero Jorge Mieres.

No obstante, estos kits no son más que aplicaciones y, como tales, pueden tener errores y fallos de seguridad como así ha sido demostrado por un grupo de investigadores. Hasta 13 agujeros de seguridad han sido descubiertos en los kits de exploits mas conocidos y usados. Esto significa que se puede aprovechar alguna de estas vulnerabilidades para tomar control del panel de administración o robar la información almacenada relativa a las máquinas que han sido infectadas.

El estudio y aprovechamiento de estas vulnerabilidades puede servir a las fuerzas de seguridad para localizar al ciber-delincuente, recopilar pruebas en su contra y arrestarlo pero este no es el uso que se le da principalmente. Por irónico que parezca, quienes más aprovechan estas vulnerabilidades en los kits de exploits son los propios ciber-delincuentes, atacándose los unos a los otros. Esta situación que podría parecer absurda, tiene sentido si analizamos el ahorro de tiempo que para un ciber-delincuente supone robarle los ordenadores de una botnet a otro usuario de estos kits, en lugar de formar la suya propia o, por poner otro ejemplo, el robo de información sensible (números de tarjetas de crédito, datos de acceso a banca online, usuarios y contraseñas para acceder a otros servicios web, etc).

Así pues, podríamos concluir diciendo que nadie está a salvo en la red, ni los propios ciber-delincuentes, victimas ellos mismos de sus creaciones y de sus compañeros de “profesión”. Tal vez sería interesante que se descargasen e instalasen un buen antivirus para evitar ser atacados pero, por el bien del resto, preferimos que dediquen sus esfuerzos a pelearse entre ellos antes que a infectar a los usuarios.

Josep Albors

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acerca de las cookies en este sitio

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y obtener información estadística. Para poder seguir navegando pulsa en "Sí, estoy de acuerdo". Podrás retirar este consentimiento en cualquier momento a través de las funciones de tu navegador. Ver nuestra política de cookies..