Hacking hospitalario

Aunque no lo sepamos, estamos rodeados de hackers. Muchos más de los que creemos, incluso ellos ni siquiera lo saben. Y me he encontrado un ejemplo increíble, de una hacker de cerca de 90 años, hackeando un sistema de comunicaciones de pago para poder disfrutar de él de manera gratuita. Sí, así es, no os riáis, que os estoy viendo.

television

Hace poco pasé por un hospital, pero no para mí, afortunadamente, un familiar estaba ingresado. Nada grave, afortunadamente también. Como en todos (o casi todos) los hospitales, el servicio de televisión es de pago, en este caso, 4,30 euros diarios. No está mal, si vas a estar un par de días, o una semana como mucho. Más allá de eso, se te va un buen dinero en ver un rato la tele.

En un paseo por el pasillo del hospital, vi que una señora tenía su propia televisión en la habitación. Me quedé asombrado… ¡Había hackeado a la empresa que se lucra con la televisión de los pacientes!

Sí, no volváis a reíros. Esta señora (o un familiar, de acuerdo) había pensado que si ver la televisión del hospital costaba dinero, ¿podría hacerse de otra manera que no costara? ¿Podría emplearse la imaginación y la inteligencia para saltarse un proceso previamente establecido? Y así se hizo. Una tele portátil, y listos. Hacking en estado puro.

Eso sí es un hacker… aunque tengas 90 años, y no sepas absolutamente nada sobre televisión, ni sobre sistemas de “pay per view”, con sus propias herramientas podía ver los cotilleos en la tele.

Supongo que no se le echará encima la empresa que ha conseguido el suculento contrato de la televisión en un hospital con más de 1.000 camas, en el fondo sería reconocer que lo están haciendo mal.

Texto: Fernando de la Cuadra

Photo credit: flash.pro / Foter / CC BY

Un comentario

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Atención: nuestra página utiliza cookies Al utilizar nuestro sitio web, consiente nuestra política de uso.

Aceptar y ocultar este mensaje