Los delincuentes responsables del desarrollo de troyanos bancarios originados en América Latina siguen incorporando novedades para conseguir nuevas víctimas.