Hubo un tiempo en el que los administradores de botnets de grandes dimensiones campaban prácticamente a sus anchas sin apenas temor a que se tomaran represalias contra ellos.